San José (Costa Rica). El 7 de julio de 2022 se celebra el 45° aniversario del  nacimiento en el cielo de la Beata sor María Romero Meneses (1977-2022), Hija de  María Auxiliadora de Centroamérica, un signo de la misericordia de Dios, especialmente entre los más pobres.

Nacida en Granada, en Nicaragua, el 13 de enero de 1902, el 6 de enero de 1923 hace la primera Profesión en el Instituto FMA y en 1931 es enviada a San José de Costa Rica, que se convierte en segunda patria y donde se gasta para los “chiquillos pobres y abandonados” durante 46 años con caridad incansable, iniciando treinta y seis oratorios festivos, obras sociales, hogares para familias sin hogar, una policlínica para la asistencia médica a los pobres. Beatificada en Roma el 14 de abril de 2002 por San Juan Pablo II, Sor María Romero es la primera mujer Beata de Centroamérica.

En la Casa María Auxiliadora “Obras Sociales Sor María Romero”, fundada por ella en San José de Costa Rica, en la Inspectoría Nuestra Señora de los Ángeles de Centroamérica Sur (CAR), se continúa trabajando por los más pobres, ofreciéndoles, además de las ayudas concretas, esperanza y optimismo salesiano. Numerosos peregrinos acuden para honrar a la Beata en il Mausoleo donde reposan sus restos, restaurado en el 2020.

Sor María fue instrumento del que Dios se sirvió para hacer visible el Amor y la misericordia, sobre todo hacia los más pobres y necesitados. La “fantasía de la caridad” se extendió por medio de ella con tal creatividad que se desbordó en grandes obras, iniciativas, palabras, gestos concretos, todo bajo el signo de la obediencia, pobreza y castidad que había profesado. La Beata tenía un carácter juvenil y alegre, era capaz de captar el lado positivo de las personas y de los acontecimientos y sabía implicar en el bien y en la caridad.

Cuando las alumnas hablaron a sor María sobre los barrios marginales, sobre la pobreza en la que vivían las personas de ese barrio y los abusos a los que se enfrentaban, ella exclamó: “Chicas, ¿queremos quedarnos quietas y contentarnos con suspirar de dolor y desaprobación hasta el cielo? ¡No, no hablemos de eso! Pongámonos manos a la obra, trabajaremos para el bien. Ciertamente rezaremos. También nosotras debemos ir a los hogares de los pobres, no para hablar de odio y venganza, sino de caridad cristiana, de benevolencia hacia todos. Iremos a una Misión y vosotras seréis pequeñas misioneras”.

El 25 de diciembre de 1939, de dos en dos, las jóvenes tuvieron su primera experiencia en diferentes barrios de las periferias o los suburbios. Más tarde, pensaron en el Catecismo y, con el permiso de los párrocos, fueron a la Curia, al Arzobispo, Monseñor Víctor Manuel Sanabria que, después de haberlo escuchado, las envió a anunciar la Palabra. Así nacieron los oratorios festivos que se convirtieron en 36 y, como Don Bosco, Sor María intentó por todos los medios acercar a los niños y jóvenes al Oratorio.

Todas las obras fundadas por ella eran, según el lema de la Congregación salesiana Da mihi animas cetera tollemovidas por el deseo de salvar las almas y de alejarlas del pecado. Es el motivo por el cual abrió el Collegio: sentía una gran tristeza por los peligros a los que estaban expuestas las niñas, en los inevitables viajes diarios de ida y vuelta.

Si daba limosna, comida y bienes de primera necesidad, lo hacía siempre con el mismo objetivo: pasar de lo material a lo espiritual y llegar así a las almas. Movida por su corazón compasivo, y a la vista de tan grandes necesidades, en el 1973 fundó la Ciudadela de María Auxiliadora – la Pequeña ciudad de María Auxiliadora – con las primeras siete casas dignas para los pobres.

El impulso que siempre tuvo para darse a los otros, sobre todo a los pobres y los necesitados, venía de lo alto, de su gran amor a su “Rey y Reina”, Jesús en el Santísimo Sacramento y María Auxiliadora. Su fuente segura fueron las Sagradas Escrituras, especialmente los Evangelios: “Paso momentos agradables y preciosos saboreando esta fuente inagotable”.

La Beata María Romero decía a menudo: “¡Gastar el tiempo en servicio de Dios y bien de las almas! ¿Acaso puede haber ocupación más provechosa para una vida tan corta como la presente?”.

Para celebrar a la Beata Sor María Romero, las FMA de la Casa María Auxiliadora animan diversas iniciativas, entre las cuales la Novena, con la procesión desde la Casa a la iglesia parroquial el 1º día y otras devociones iniciadas por sor María Romero y continuadas por tradición. Para vivir el Triduo, se realizaron tres videos con profundizaciones de las etapas de la vida y de las obras de la Beata, disponibles en el Canal YouTube: Llamada a la vida, Llamada a mostrar el rostro de Dios en los otros, Llamada a ser Auxiliadora entre los más pobres y según el Carisma salesiano.

El 7 de julio de 2022, en el 45º aniversario del nacimiento en el cielo de la Beata Sor María Romero, la Celebración Eucarística será transmitida en la página Facebook de las Obras Sociales Sor María Romero.

3 COMENTARIOS

  1. conocer la vida de sor María Romero es tocar el corazón misericordioso de Dios que en ella se hace presencia entre los preferidos de Dios y practica de la caridad que eleva la dignidad de aquellos olvidados de la sociedad. Gracias sor María por tu vida, por tu entrega generosa, por tu gran amor a Jesús, tu rey, a María, tu reina y a los pobres. Gracias por que nos animas a seguir sembrando el carisma de Don Bosco, de Main y ser Iglesia de salida como lo pide el Papa Francisco. que sea así en todas nuestras obras salesianas del mundo en este ano que celebramos 150 a anhos de fundación.

  2. Sr Maria Romero, prie pour que notre mission parmi les plus pauvres soit fructueuse et génératrice de vie nouvelle, d’espérance pour les plus démunis!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.