Myanmar. “El Señor es fiel y Él nos fortalecerá y nos protegerá” (2 Tesalonicenses 3,3). Es la Palabra que acompaña a los miembros de las Comunidades Educativas de las FMA de Myanmar, de la Inspectoría María Ayuda Nuestra – CMY, llamadas a afrontar grandes desafíos: la emergencia sanitaria del coronavirus que ha provocado, hasta hoy, cerca de 140.000 casos y más de 3.000 defunciones y el Golpe de Estado ocurrido el 1º de febrero de 2021.

La gente, los jóvenes y los ancianos son solidarios al pedir paz y libertad,  pero el coronavirus continúa difundiéndose. Es una situación triste la que está viviendo el pueblo.

“Como ciudadanos de Myanmar estamos interpelados por este evento inesperado y somos solidarios y cercanos a nuestro pueblo que sufre. En todo el 2020 el pueblo de Myanmar luchó duramente con la pandemia de la Covid-19 y preocupa la situación por la nación y por la misión educativa salesiana entre los jóvenes pobres, los niños y las familias.”

Todas las comunidades FMA de Myanmar confían en Dios, fuente de      esperanza, de justicia y paz.

“No  nos sentimos solas sino unidas a todas las FMA del mundo. Estamos convencidas de que esto es signo del amor y del cuidado providencial de Dios. Experimentamos la Providencia de Dios junto a nuestros amigos y bienhechores de otros países, nuestros vecinos, las familias de nuestros niños y jóvenes, que manifiestan su generosidad sosteniendo a los más pobres y vulnerables. Nos ayuda la oración del Papa y de todas nuestras hermanas en todo el mundo. Nos comprometemos a acompañar a los jóvenes que creen en la paz y en la unidad de la nación y los apoyamos educando al diálogo, a la reconciliación y al amor, para que se construya una sociedad justa, pacífica y humana donde todos puedan gozar de los fundamentales derechos humanos y civiles. Como Comunidades Educativas estamos llamadas a ser signos de esperanza y testigos valientes pidiendo paz y libertad.”

Movidas por la Esperanza las FMA de Myanmar están al lado de los más pobres, necesitados de los bienes de primera necesidad, confiando en la Divina Providencia de Dios y en la generosa ayuda de los bienhechores. Piden la ayuda a la Virgen para que se promueva la justicia social y la convivencia armoniosa, democrática y pacífica de la nación.

Las FMA viven este tiempo de Cuaresma con gran esperanza. María, Auxilio de los Cristianos, y San José, que hacen maravillas en el silencio, continúen caminando y sosteniendo a las FMA y al pueblo de Myanmar.

La Cuaresma es un tiempo para cuidar de los que se encuentran en condiciones de sufrimiento. Es posible enviar contribuciones y ofrendas en las modalidades señaladas en el Sito web dell’Istituto FMA, indicando en la causal  la emergencia señalada.

2 COMENTARIOS

  1. “Todas las comunidades FMA de Myanmar confían en Dios, fuente de esperanza, de justicia y paz.” Siamo unite nella preghiera solidale. Non avete paura, Gesú ha vinto il mondo!

    • Thank you very much Dear Sr, Maria Esther and the Srs, we are very grateful for this concern and closeness from all over the world of our Institute. Now the situation, the killing became lesser but the imprisonment is still terrible. We pray for ethnic arm forces group we are helping the generation z and trying to fight together for saving our country’s situation not to fall in military dictatorship again. we count on your prayer.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.