Ciudad del Vaticano. El 7 de abril se celebra la Jornada mundial de la Salud. Es una ocasión para promover a nivel global la sensibilización a argumentos relevantes sobre la salud asegurando el derecho a la salud para todas las personas.

La epidemia global de COVID-19 ha probado la resistencia física de la persona y ha revelado la fragilidad del organismo humano. También ha influido en el equilibrio psicológico de las personas. La preocupación por una enfermedad misteriosa y desconocida y un futuro esquivo ha traído miedo, soledad, abandono. La experiencia del luto por los propios seres queridos o por los amigos, sin posibilidad de efectuar ritos fúnebres, ha sido muy dolorosa. La investigación de una vacuna eficaz contra la COVID-19 ha dado esperanza al mundo.

También la Iglesia está llamada a caminar con los otros en un “viaje de curación”, llevando “luz en medio de las tinieblas, la alegría en medio de tanto dolor, […] la curación y la salvación en medio de la enfermedad y de la muerte, […] la ternura en medio del odio […] para “hacer viral” el amor y “globalizar” la esperanza a la luz de la fe” (Papa Francisco, Audiencia general, 30 septiembre 2020).

Hacer las vacunas anti Covid-19 disponibles y accesibles a todos es el primer paso en el camino hacia un mundo más justo, inclusivo y equo. “La vida es inviolable y nadie debe ser dejado de lado. Las vacunas son un instrumento para respetar y salvaguardar el don de la vida” (Papa Francisco).

Por esto, la Comisión Vaticana COVID-19 ha preparado un kit di risorse utili per tutti i rappresentanti della Chiesacon el fin de ayudar a las Iglesias locales a afrontar este duro período de pandemia y a contrastar la desinformación.

En el kit se encuentran informaciones sobre la vacuna COVID-19 para públicos diversos, citas relevantes del Papa Francisco, links a informaciones útiles, breves mensajes para sitios web, boletines parroquiales u otros medios y una Guía informativa sobre el Coronavirus.

Asegurar a todos el acceso a las vacunas debe ser considerado un acto de amor al prójimo. Vacunarse es una responsabilidad solidaria, porque protegiéndose a sí mismo se protege a los demás.

“Abrazar al Señor para abrazar la esperanza:
he aquí la fuerza de la fe que libera del miedo y da esperanza”.
(Francisco, Momento extraordinario de plegaria, 27 marzo 2020)

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.