Roma (Italia). Del 9 al 12 de junio de 2021 se desarrolla el Foro online “¿En qué  punto estamos de la Amoris Laetitia? Estrategias para la aplicación pastoral de la Exhortación del Papa Francisco”, promovido por el Dicasterio para los Laicos, la familia y la vida en el Año “Familia Amoris Laetitia”, como momento de reflexión sobre el presente y el futuro de la pastoral familiar.

El Foro online, en el que participan cerca de 350 Responsables de la Pastoral familiar en representación de más de 60 Conferencias Episcopales y además  30 Asociaciones y Movimientos eclesiales internacionales, es un momento de diálogo al estilo sinodal sobre las experiencias y prospectivas de actuación de la Exhortación apostólica y tiene como objetivo apoyar en clave pastoral y misionera la aplicación de la Amoris Laetitia en los diversos  contextos del mundo.

En el Videomensaje dirigido a los participantes el 9 de junio de 2021, el Papa Francisco aclara la continuidad con el camino sinodal y el estilo de discernimiento y de cooperación indispensables para llegar a las familias:

“La Exhortación Amoris laetitia es el fruto de una profundizada reflexión sinodal sobre matrimonio y familia y, en cuanto a tal, requiere un  paciente trabajo de puesta en práctica  y una conversión misionera. Este Foro se sitúa en continuidad con el camino sinodal, que debe poder concretizarse en las Iglesias locales y que requiere cooperación, compartir responsabilidades, capacidad de discernimiento y disponibilidad para hacerse próximos a las familias”.

En tiempo de pandemia, en que la vida de las familias ha sido castigada por muchas dificultades, el Papa exhorta a los Responsables de la Pastoral a centrarse en la escucha y la implicación de las familias como sujetos activos de evangelización como testimonios concretos para los jóvenes:

“Para llevar el amor de Dios a las familias y a los jóvenes, que construirán las familias de mañana, necesitamos la ayuda de las mismas familias, de su experiencia concreta de vida y de comunión. Necesitamos cónyuges  al lado de pastores, para caminar con otras familias, para ayudar a quien es más débil, para anunciar que, también en las dificultades, Cristo se hace presente en el Sacramento del matrimonio para dar ternura, paciencia y esperanza a todos, en cada situación de la vida. ¡Qué importante, para los jóvenes, es ver con los propios ojos el amor de Cristo vivo y presente en el amor de los esposos, que testimonias con su vida concreta que el amor para siempre es posible!”.

El Papa Francisco invita a los participantes a retomar la Exhortación Apostólica como instrumento de trabajo, “para identificar, entre las prioridades pastorales que en ella están indicadas, las que más corresponden  a las exigencias concretas de cada Iglesia local y a perseguirlas con creatividad e impulso misionero”. Recuerda la importancia de la formación de los laicos, en particular de los esposos y de las familias, para que adquieran siempre mayor conciencia del don recibido en el Sacramento del matrimonio y de la misión confiada a ellos.

 “Cuando una familia descubre plenamente este don, siente el deseo de  compartirlo con otras familias, porque el gozo del encuentro con el Señor tiende a difundirse y genera otra comunión, es naturalmente misionera”.

El Cardenal Kevin Farrell, Prefecto del Dicasterio, ha iniciado los trabajos del Foro, augurando a los participantes jornadas fecundas, que sean “un signo concreto del compromiso, como Iglesia, de poner en el centro a la familia y ponerse a su servicio, (…) en la certeza de que “la Iglesia es un bien para la familia, la familia es un bien para la Iglesia” (AL 87)”.

El Secretario del Dicasterio, Padre Alexandre Awi Mello, a partir de la pregunta “¿En qué punto estamos de la Amoris Laetitia?”, ha ofrecido un análisis detallado de la divulgación de la Exhortación apostólica en todo el mundo – sacado de las informaciones recogidas en los 5 años de diálogo con las Conferencias Episcopales – resaltando algunas iniciativas salidas y la renovación de la pastoral generada por ella.

El Forum  se animó con las sesiones temáticas:

La Dra. Gabriella Gambino, Subsecretaria para la Familia y la Vida del Dicasterio, ha tratado el tema “El catecumenado al matrimonio”, como itinerario que permite a los novios vivir más conscientemente el sacramento, subrayando la importancia de la formación de “ los que acompañan – parejas casadas, sacerdotes y, en general, trabajadores pastorales – para que puedan tener una formación y estilo acompañante adecuado para el camino catecumenal”, no sólo en la transmisión de nociones, sino en el “guiar, ayudar y ser cercanos alas “guiar, ayudar y estar cerca de las parejas en un camino para ir juntos.”

El tema “La formación de los acompañantes” ha sido profundizado por los cónyuges  David y Nicoletta Oreglia Musso (Italia) – presidentes de la Asociación “Esposos en Cristo”- que han hablado del acompañamiento de los formadores que se ocupan de las parejas y de las familias como “un desafío con luces y sombras”, en que se aprecia “el valor de la sabiduría en las relaciones que la Iglesia ha tejido en el curso de los años”.

Los cónyuges Luis y Pilar Jensen (Chile), consultores del Dicasterio, han hablado de la “Educación de los hijos”, tema del Cap 7 de la Amoris Laetitia, partiendo de tres preguntas: “¿Nuestros hijos se sienten amados?¿Nuestros hijos saben amar? ¿Nuestros hijos se sienten amados por Dios?”

Don Renzo Bonetti – asistente espiritual del Proyecto Misterio Grande, y ya Director de la Oficina Nacional para la Pastoral de la Familia de la Conferencia Episcopal Italiana – ha tratado “La espiritualidad conyugal” como “decisión real y efectiva de transformar dos caminos en una única calle” (AL 132) que se construye día a día en un camino salpicado de pequeños y grandes gestos de la vida entre semana, en que el Señor espera a los esposos “para llevarlos a la cima de la unión mística (AL 316)”.

Consecuencia natural de una espiritualidad conyugal bien vivida, han aclarado Marie Gabrielle y Emanuel Ménager (Francia), consultores del Dicasterio, es “La misionariedad familiar”: los esposos, con su unión, son llamados a “actualizar hoy, en cada ambiente de vida, la relación de amor con la humanidad y de Cristo con la Iglesia”, haciéndose “símbolo, testimonio, participación de la maternidad de la Iglesia” (AL 324)“.

En la última sesión temática – “La fragilidad de las familias”, Mons. Víctor Fernández, Arzobispo de La Plata (Argentina) hablará de los recorridos pastorales para “Acompañar, discernir e integrar la fragilidad”.

Cada sesión se acompaña de experiencias y buenas prácticas, puestas en acción en las realidades pastorales y eclesiales del mundo, que ayudan a comprender y a traducir en caminos concretos los argumentos afrontados en los informes.

La síntesis de cada jornada está publicada en el sitio Web www.amorislaetitia.va  y www.laityfamilylife.va.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.