Cagliari (Italia). El Programa Operativo Cumentzu para la inclusión social de los inmigrantes presentes en el  territorio, financiado por la Región de Cerdeña, está coordinado y realizado por el CIOFS/FP Cerdeña, en la Inspectoría S. Juan Bosco (IRO)

El 26 de noviembre de 2019, después de la primera parte de información y de acogida de los jóvenes participantes, empezaron las intervenciones dirigidas a la inclusión del Proyecto “Tottus impari”, con la activación de cuatro talleres temáticos.

Coendi: Taller y clase de cocina sobre la cocina sarda-mediterránea

Los jóvenes, guiados por algunos expertos del sector, pusieron literalmente las manos en la masa, aprendiendo a preparar la pasta fresca y el pan, típicos de la Cerdaña, conociendo así los productos clave de la alimentación mediterránea y las tradiciones del ambiente que los acoge.

Memoria cultural como identidad colectiva

Los jóvenes inmigrantes visitaron Museos y lugares típicos de Cagligari, de Barumini y de Sant’ Antíoco, apreciando la historia y la belleza local.

Web Doc: El equipajeCagliari, historias de posibles inclusiones

Los jóvenes, con la ayuda de expertos, realizaron un documental en el cual intervinieron todos los que trabajan en la recepción de inmigrantes en Cerdeña, desde los operadores de los Centros de Recepción y Sprar, hasta la Caritas Diocesana, hasta los operadores del CIOFS / FP Cerdeña. Para la realización de las entrevistas todos los jóvenes entraron en juego, contando y contando, dejando fuera todo su difícil y doloroso pasado.

Murales metropolitanos

El taller de murales mejoró una antigua muralla de la ciudad del Centro del CIOFS/FP de Cagliari. Riccardo Pinna, el experto de la Asociación Cultural “Skizzo”, que guió el recorrido, explica así la obra de arte urbana:

Una textura urbana que recuerda la técnica del batik en sus formas: círculos como símbolo de movimiento, cuadrados que expresan estática y equilibrio, líneas que representan las calles recorridas y por recorrer y triángulos como metáfora de las subidas y bajadas que todos hemos de afrontar cada día.

Un mosaico colectivo que habla de los colores del mundo visto desde lo alto: el blanco de los hielos, el amarillo de la arena, el marrón de la tierra, el verde de la vegetación y el azul del mar.

El enfoque siempre diverso de estos simples elementos da vida a combinaciones originales y creativas y a un conjunto variado y multicolor que representa nuestro modo de interactuar y de conocernos en nombre de la cultura, del arte y de la colaboración.”

Las intervenciones tenían como objetivo crear oportunidades para la inclusión social y la plena participación en la vida de la colectividad de los usuarios inmigrantes participantes en el proyecto. Los jóvenes implicados respondieron con entusiasmo al proyecto, dando prueba de que la inclusión es posible.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.