Roma (Italia). El 1º de enero de 2020 se celebra la 53ª Jornada Mundial por la Paz, con el tema: “La paz como camino de esperanza: diálogo, reconciliación y conversión ecológica”.

Instituida por el Papa Pablo VI, fue celebrada por primera vez el 1º de enero de 1968, como llamada al diálogo y permaneciendo a lo largo de los años como una invitación a la reflexión y a la plegaria por la Paz en el mundo. “Llegue ahora Nuestro saludo fraterno y paterno y Nuestro deseo de paz, con todo lo que la paz debe traer consigo: el orden, la serenidad, la alegría, la fraternidad, la libertad, la esperanza, la energía y la seguridad del trabajo bien hecho, el propósito de recomenzar y de progresar, el bienestar saludable y común, y aquella misteriosa capacidad de gozar la vida descubriendo en ella  su relación con su principio íntimo y su fin supremo: el Dios de la paz”.

Dar comienzo al nuevo año con una jornada dedicada a la Paz, significa llamar la atención de todo el mundo sobre aquello que es “un bien precioso, objeto de nuestra esperanza, al cual aspira toda la humanidad”. Éste es el comienzo del mensaje del Papa Francisco, que habla de paz como un camino de esperanza que debemos recorrer como comunidad humana, abriéndonos a relaciones de confianza recíproca.

Un camino de escucha, basado en la memoria para no cometer los mismos errores del pasado, y para recordar pequeños gestos de solidaridad recibida que dan energía nueva y reavivan la esperanza.

Un camino de reconciliación, siguiendo la vía del respeto y del perdón, para reconocernos hermanos y hermanas. Y para ponernos a la escucha y contemplación del mundo que Dios nos ha dado, de la Casa Común, en un camino de conversión ecológica que lleve a encontrar un nuevo modo de habitarla.

La paz, como “un edificio que hay que construir continuamente”, tiene necesidad “de testimonios convencidos, de artesanos de la paz abiertos al diálogo sin exclusiones ni manipulaciones”.

El Papa Francisco recuerda que: “No se consigue la paz si no se la espera. Se trata primero de todo de creer en la posibilidad de la paz, de creer que el otro tiene nuestra  misma necesidad de paz.”

 La Madre General de las Hijas de María Auxiliadora, Sor Yvonne Reungoat, en la Circular 993, retomando el Aguinaldo 2020 del Rector Mayor de los Salesianos Don Ángel Fernández Artime “Buenos Cristianos y Honrados Ciudadanos” y deseando un 2020 fecundo de bien, invita a todas las FMA a estar atentas “a los frascos vacíos de muchos jóvenes que tienen necesidad de ser llenados con el vino nuevo del amor, de la confianza, de la certeza de que en todas/os hay un pequeño germen que puede hacer florecer de un modo maravilloso el “buen cristiano y honrado ciudadano” allí donde menos lo esperamos. Todos, sobre todo los pobres, pueden dar una contribución innovadora a la edificación de un mundo más abierto a la fraternidad y a la paz”.

Mensaje de Paz 2020

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.