Palermo (Italia). Con ocasión del Tiempo de la Creación – la recurrencia anual para renovar la relación con el Creador y todo lo creado por medio de la celebración, la conversión y el compromiso por la Casa Común – los habitantes de via Carducci, en Campofelice de Roccella, provincia de Palermo, organizaron una jornada para hacer del macizo de flores del país, que se ha convertido en objeto de degradación, un lugar de belleza y armonía.

Los participantes en la iniciativa “Naturalizamos las ciudades” se reunieron para desarraigar las hierbas y poner las plantas de nuevo a sus hogares. Una vez finalizada la plantación y limpiado el entorno circundante, se reunieron en oración para alabar al Creador por el don de la vida, de lo creado y de la sensibilidad ecológica.

Sor María Lucía Siragusa, Hija de Maria Auxiliadora y animadora Laudato Si’ de la Inspectoría Sícula Madre Maddalena Morano (ISI) –  coordinó el momento de oración y, en el comentario a la Palabra de Dios, evidenció cómo en tiempos pasados los hombres, sobre todo los que cultivaban la tierra, tenían los ojos siempre dirigidos a Dios, porque sabían que la cosecha dependía de Él. Recordó cómo se invocaba a Dios por la falta de lluvias o por su sobreabundancia, sintiéndose “colaboradores del Creador y no substitutos. Hoy es necesaria – como afirma el Papa Francisco en la Laudato Si’una  `conversación ecológica´”.

En la conclusión del evento – desarrollado en red con el territorio y en colaboración con la Sra. Alcaldesa Michela Taravella – se entregó un punto de libro con los compromisos concretos para la disminución del carbono, como sucedió para CuriAMO il Creato, realizado en Cesarò (ME)  y PiantiAMO Ossigeno, realizado en Caltavuturo (PA).

Son gestos aparentemente pequeños que, multiplicados, pueden convertir las ciudades en vivibles y oxigenadas, como exhorta es Papa Francisco en la L.S.: “Hoy encontramos, por ejemplo, el enorme y desordenado crecimiento de muchas ciudades que se han hecho invivibles desde el punto de vista de la salud, no sólo por la contaminación por emisiones tóxicas, sino también por el caos urbano, los problemas de transporte y la contaminación visual y acústica.  […] No es adecuado para los habitantes de este planeta vivir siempre sumergidos en hormigón, asfalto, vidrio, metales, privados del contacto físico con la naturaleza”.

El Tempo del Creato, que ha visto la organización de eventos, seminarios web y momentos celebrativos en todo el mundo y en las Inspectorías de las FMA, finalizó el 4 de octubre de 2020, pero los cursos de ecología integral y las iniciativas de sensibilización hacia la Casa común continúan en las realidades locales.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.