Roma (Italia) Desde el 1° de septiembre, día en el que se celebra la Jornada Mundial de Oración por el Cuidado de la creación, hasta el 4 de octubre, fiesta de San Francisco de Asís, patrono de la Ecología, se invita a los cristianos a vivir el Tiempo de la Creación 2020, una iniciativa que surgió en el campo ecuménico, propuesta por primera vez en 1989 por el Patriarca de la Iglesia Ortodoxa Dimitrios I.

En línea con la Semana Laudato Si’, celebrada en mayo de 2020 con el tema: “Todo está conectado”, el Tiempo de la Creación 2020, es un mes en el que se ha de renovar, como familia ecuménica, la relación con el Creador y con toda la Creación a través de la celebración, la conversión y el compromiso con la Casa Común.

Como ha explicado el Papa Francisco en el Mensaje del 1° de septiembre de 2019, el Tiempo de la Creación es “un periodo de oración y acción más intensas en beneficio de la casa común”, “el tiempo para habituarnos de nuevo a rezar  inmersos en la naturaleza, donde la gratitud a Dios Creador nace espontánea”, “el tiempo para reflexionar sobre nuestro estilo de vida y sobre cómo nuestras opciones diarias sean a menudo imprudentes y perjudiciales, y también “el tiempo para emprender acciones proféticas, pidiendo decisiones valientes”.

Es un mes para disponerse a despertar la conciencia de que “la Creación es un proyecto del amor de Dios para la humanidad”.

La experiencia de la pandemia di Covid-19 ha puesto en luz la interconexión entre la condición de nuestro planeta y la vida humana, como afirman la Comisión Episcopal para los problemas sociales y el trabajo, la justicia y la paz y la Comisión Episcopal para el Ecumenismo y el diálogo en el  Mensaje para la 15ª Jornada Nacional para la Custodia de la Creación (1° de septiembre de 2020):

“Esa (la pandemia) aparece, además que por razones sanitarias aún no explicadas, también como la consecuencia de una relación insostenible con la Tierra. (…). Esta emergencia nos remite, finalmente, también a otra grande crisis: la ambiental, que también debe ser afrontada con previsión. Si «nada permanecerá como antes», también en este ámbito debemos estar listas para cambios en profundidad, para ser fieles a nuestra vocación de «custodios de la Creación»”.

Los impactos de la pandemia nos obligan a considerar seriamente la necesidad de estar alerta para garantizar condiciones de vida sostenibles en todo el planeta. De ahí la invitación dirigida por los Presidentes del Consejo de Conferencias Episcopales de Europa (CCEE), Cardenal Angelo Bagnasco, y de la Conferencia de Iglesias Europeas (CEC), Rev. Christian Krieger, para celebrar este año el Tiempo de la Creación con el tema “Jubileo de la tierra”: “El concepto de Jubileo tiene sus raíces en la Biblia y enfatiza que debe haber un equilibrio justo y sostenible entre las realidades sociales, económicas y ecológicas. La lección del jubileo bíblico nos muestra la necesidad de reequilibrar los sistemas de vida, afirma la necesidad de igualdad, justicia y sostenibilidad, y la necesidad de una voz profética en defensa de la casa del hombre ”.

El Tiempo de la Creación también llama a una acción educativa para promover el desarrollo integral de las jóvenes y los jóvenes, como recuerda la Madre General de las Hijas de María Auxiliadora, Yvonne Reungoat: “Educar a los jóvenes para ser ciudadanos honestos también significa educarlos para una ciudadanía ecológica que abraza toda la creación, donde están llamados a ser artesanos de comunión y paz, a sentirse pertenecientes a la única familia humana, responsables de sus acciones y también voz de la creación ” (Circ. 961).

4 COMENTARIOS

  1. Hermosa vocación la de ser con los jóvenes Buenos cristianos y honrados ciudadanos que cuidan la creación y crean comunión.

  2. Nos unimos con la oración para dar gracias x el regalo de la bella creación y x su cuidado y dedicaremos espacio de tiempo a la relectura de la Laudato SII. Agradeciendo al Papa Francisco el don de su palabra.

  3. Unidas en oración y cuidado amoroso de colaborar con nuestro granito de arena para agradecer al Creador el regalo de esta hermosa Casa Común y estar atentas a acciones concretas para no contaminarla más.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.