Roma (Italia). El 27 de septiembre de 2021, el Dicastero para los Laicos, la Familia y la Vida comunicó el tema del Mensaje del Papa Francisco a los jóvenes con ocasión de la XXXVI Jornada Mundial de la Juventud 2021 que, por primera vez, se celebrará en la Solemnidad de Cristo Rey del Universo, el 21 de noviembre de 2021, en las Iglesias locales de todo el mundo:

¡Levántate! Te hago testigo de las cosas que has visto!(cfr. At 26,16)

En el Mensaje, el Santo Padre expresa el deseo de “tomar de la mano” a los jóvenes para continuar juntos en la peregrinación espiritual que conduce hacia la Jornada Mundial de la Juventud de Lisbona, en el 2023.

Los Mensajes del Papa correspondientes al evento del 2023 se centran en el verbo “levantarse”. El tema de la JMJ 2020 era: “¡Joven, a ti te lo digo, levántate! (Lc 7,14) y ha acompañado el tiempo de la pandemia, en que se ha visto a muchos/as jóvenes “luchar por la vida, sembrar esperanza, defender la libertad  y la justicia, ser artífices de paz y constructores de puentes”.

El Papa Francisco se dirige a ellos con una nueva llamada: “Hoy, una vez más, Dios dice a cada uno de vosotros: “¡Levántate!”. Espero de todo corazón que este mensaje nos ayude a prepararnos para tiempos nuevos, para una nueva página de la historia de la humanidad. Pero no se puede comenzar sin vosotros, queridos jóvenes. Para levantarse, el mundo necesita de vuestra fuerza, de vuestro entusiasmo, de vuestra pasión”.

Luego los invita a meditar sobre la conversión de San Pablo, que de “perseguidor verdugo” se convierte en “discípulo testigo”, y los guía para descubrir el amor incondicional de Dios a cada hombre:

“El Señor escoge a uno que precisamente lo persigue, completamente hostil a Él y a los suyos. Pero no existe nadie que para Dios sea irrecuperable. Por medio del encuentro personal con Él es siempre posible volver a empezar. Ningún joven está fuera de la puerta de la gracia y de la misericordia de Dios”.

“¡Levántate y testifica!”. La invitación de Pablo va dirigida, hoy, a cada uno y cada una de los/las jóvenes. El Papa Francisco les ofrece algunas indicaciones concretas sobre cómo “levantarse” y “convertirse en testimonios” en las relaciones con muchos coetáneos que encuentren “en los ‘caminos de Damasco’ de nuestro tiempo”: testificar la propia experiencia de encuentro con la Luz, el amor y el respeto en las relaciones, defender la justicia social, la verdad y la rectitud, los derechos humanos, los perseguidos, los pobres y los vulnerables, los que no tienen voz en la sociedad, los inmigrantes, etc.

A fin de que la “JMJ diocesana” sea vivida plenamente como momento de celebración “para los jóvenes” y “con los jóvenes”, el Dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida ha publicado el Subsidio Orientaciones pastorales para la celebración de la Jornada Mundial de la Juventud en las Iglesias particulares, destinado a las Conferencias Episcopales, a los Sínodos de las Iglesias Patriarcales y Arzobispales Mayores, a las diócesis/eparquías, a los movimientos eclesiales y asociaciones y, no en último lugar, a las/los jóvenes de todo el mundo.

En el Subsidio se recuerdan las orientaciones de la Asamblea General del Sínodo de los Obispos sobre el tema: “Los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional” (2018): “La celebración de estas Jornadas de los jóvenes a nivel local es extremadamente útil para tener viva en la conciencia eclesial la urgencia de caminar con los jóvenes, acogerlos y escucharlos con paciencia, anunciándoles la Palabra de Dios con afecto y energía”.

El camino trienal se terminará en el 2023, con el reencuentro de todos los/las jóvenes del mundo en Lisboa, en Portugal, para celebrar la XXXVII JMJ sobre el tema: “María se levantó y se apresuró” (Lc 1, 39).

“La Iglesia tiene muchas cosas que decir a los jóvenes y los jóvenes tienen muchas cosas que decir a la Iglesia”

(Juan Pablo II, Christifideles laici, 46)

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.