Filipinas. El 30 de julio de 2021, con ocasión de la Jornada Mundial contra la Trata de Personas, se llevó a cabo el Congreso online LVF 2021, organizado por la Fundación Laura Vicuña, partnership entre el Instituto de las Hijas de María Auxiliadora Bosco y los profesionales/colaboradores laicos para afrontar las necesidades y los problemas de los chicos de la calle, de la Inspectoría S. Maria D. Mazzarello (FIL), sobre el tema: “Luchar contra la trata de personas”.

Participaron en el Congreso más de 200 familias pertenecientes a las comunidades de la Fundación, que acogen y acompañan hacia la autonomía a niños/as y mujeres: Napindan Taguig di Brgy, Judge Jimenez, Marikina, Culiat, Bacood, Botocan, Hillcrest, Pinagkaisahan di Brgy, LVC y CPC de Manila Sta. Mesa.

Sor Maria Victoria Santa Ana, FMA, Administradora Delegada de la Fundación Laura Vicuña, guió el Congreso como ponente y moderadora junto a la Sra. Carla Juncia, Asistente Social Registrada (RSW).

La Sra. Juncia recordó los objetivos del Congreso, y presentó la naturaleza de la trata de personas, los lugares y las razones del fenómeno de la trata y algunas situaciones concretas.

La trata de seres humanos es una realidad que afecta sobre todo a las personas vulnerables y a los pobres. Por esto se necesita la colaboración y el compromiso de Instituciones gubernamentales, comunidades, agencias educativas y ONG para afrontar la trata de personas.

Sor Maria Victoria implicó a los participantes en un foro de discusión, suscitando preguntas y evidenciando los desafíos a afrontar. Se creó un clima de confianza, con la posibilidad de compartir las propias opiniones y las experiencias familiares. Emergió la situación de pobreza de las familias que no llegan a lograr para los niños instrucción y seguridad.

La condición de desastre económico expone a los niños/as y jóvenes a riesgos mayores. Los participantes fueron guiados a proponer posibles soluciones a las pobrezas que deben afrontar.

Se subrayó que las familias desempeñan un rol fundamental en la promoción de la cultura de la protección de la infancia. El respeto por la dignidad humana empieza en casa, por esto la familia y la comunidad son importantes lugares de cambio.

Al final del Congreso, las familias fueron animadas a vigilar y a defender la dignidad de las personas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.