Roma (Italia). El 24 de junio de 2021 se cumple el 70° aniversario de la Canonización de Maria Domenica Mazzarello, Confundadora con Don Bosco del Instituto de las Hijas de María Auxiliadora, proclamada Santa por el Papa Pío XII el 24 de junio de 1951 en Roma, en la Basílica de San Pedro en el Vaticano.

Sor Piera Cavaglià, Secretaria general del Instituto FMA, en el encuentro con la Comunidad FMA de Casa Generalicia en Roma (RCG), presentando el camino del proceso de Canonización de Madre Mazzarello en vistas al 70º Aniversario,  subrayó: “La Santidad de Madre Mazzarello era un signo de gran bendición para todo el Instituto FMA y para la Iglesia, pero también una llamada a esforzarse “para la alta medida de la vida cristiana ordinaria”” (Cf. Juan Pablo II, Novo Millennio Ineunte 31).

Al dar la noticia al Instituto FMA, casi un mes antes, la Vicaria general Madre Elvira Rizzi, en nombre de la Superiora General del Instituto FMA, Madre Linda Lucotti, escribía: “Queridas hermanas, hablad con todos de este gozo de nuestra familia religiosa, difundid la noticia a toda la gente” (Circular del 5-4-1951).

El 24 de junio de 1951 en la Basílica de San Pedro, estaban presentes Madre Lidia Lucotti con el Consejo general, 32 Inspectoras de Italia, de Europa, de América y de Oriente Medio, 3.000 FMA entre Directoras, Hermanas, Novicias, Postulantes, Aspirantes, chicas, padres y Exalumnas de las FMA, Salesianos de Don Bosco, Salesianos/as Cooperadores/as, y peregrinos provenientes de todo el mundo; las dos beneficiadas con un milagro por intercesión de Madre Mazzarello: sor Maggiorina Avalle, FMA, y Carla Ramponi, de Castano Primo (Milán).

El estandarte de la Santa, obra del pintor Gian Paolo Crida, abría el cortejo papal con el Sumo Pontífice Pío XII acompañado del colegio de los Cardenales, Prelados y Oficiales de la Curia Romana, Abades, Obispos, Arzobispos, y se dirige al Altar de la Confesión. En el frontón de la Logia exterior de la Basílica se encuentra el tapiz con los dos Santas educadoras canonizadas aquel día: Maria Mazzarello y Emilia de Vialar, Fundadora del Instituto de las Hermanas de S. José de la Aparición.

Procedimiento del Proceso de Canonización

La fama de santidad, indispensable para empezar el Proceso de Canonización, estaba viva entre las hermanas, las misioneras, pero también entre los Salesianos de Don Bosco y la gente que la había conocido. Había confianza en su intercesión y las FMA percibían haber tenido una Superiora Santa.

Son dos las etapas principales del Proceso respecto a la recogida y el examen de la documentación: el Proceso Informativo Diocesano, dispuesto por la Diócesis en la que muere la persona con fama de santidad, y el Proceso Apostólico, convocado por la S. Congregación de los Ritos. Entre los dos procesos está el Decreto para la introducción de la Causa (27-5-1925), al que sigue la discusión sobre las virtudes (Decreto de Venerabilidad), y sobre los milagros (Decreto de Beatificación y Canonización).

El Proceso Informativo Diocesano tuvo el inicio en la Curia de Acqui Terme (AL) el 23 de junio de 1911. Don Fernando Maccono fue elegido como Vice-Postulador de la Causa. El Maccono trabajó con cuidado, seriedad de método histórico y capacidad literaria para hacer conocer y amar a la Madre. En 1918 fue nombrado como Relator de la Causa (ponente), el Card. Giovanni Cagliero, SDB, figura muy significativa por su larga familiaridad con sor Maria Mazzarello.

Entre el 1918 y el 1924 se realizó el Proceso sobre los escritos de sor Maria Mazzarello. En las cartas recogidas y autenticadas de la Curia de Acqui, uno de los teólogos evidenció el “singular cuidado” por la formación de las hermanas, su humildad y su ardiente amor por Jesús, único objetivo de su vida.

Para los testimonios se interrogó a 27 personas: muchas FMA, acogidas como educandas en el Colegio de Mornese o como postulantes, entre ellas Caterina Daghero, Enriqueta Sorbone, Eulalia Bosco; algunas señoras, entre las cuales algunas mornesinas exalumnas del taller;  Hijas de la Inmaculada; laicos, entre los cuales los primos Giuseppe y Domenico Mazzarello; tres Salesianos: Mons. Giovanni Cagliero, Mons. Giacomo Costamagna y don Francesco Cerruti. Una de los testimonios más significativos era sor Petronilla Mazzarello, la amiga con la que Madre Mazzarello había compartido el proyecto de la educación de las muchachas y la gradual constitución y consolidación del Instituto de las FMA.

En 1923 se recogieron las Litterae Postulatoriae, en las que se pedía que sor Maria Mazzarello fuese elevada al honor de los altares. Las cartas recogidas fueron  558, provenientes de las diferentes partes del mundo, lo que demostraba su popularidad.

 En 1925 se inicia el Proceso Apostólico.

En 1929, en Niza, el reconocimiento del cuerpo en presencia de médicos y personas competentes. En 1934 se trata la cuestión del título de “Cofundadora” atribuido por la Iglesia a Madre Mazzarello.

En 1935 se entró en la fase decisiva del Proceso: la evaluación del heroísmo de las virtudes y la confirmación con los milagros. Se presentaron dos milagros: el primero tuvo lugar en 1916, con la curación de la niña Ercolina Mazzarello, residente en Mornese, que sufría parálisis espinal aguda en las dos piernas por una poliomielitis. El segundo, el 19 de marzo de 1926, con la curación de Rosa Bellavita, de 12 años, de Paullo (Milán), afectada de peritonitis tuberculosa ascítica. En los dos casos se trata de curaciones instantáneas, completas y duraderas, inexplicables desde el punto de vista científico.

El 3 de mayo de 1936, en la Sala del Consistorio, en la presencia del Papa, Pío XI, hubo la lectura del Decreto de la heroicidad de las virtudes (Venerabilidad), fundamento de un proceso de Beativicación. Sus despojos fueron llevados de Nizza Monferrato (AT) en Turín, provisionalmente a la Capilla de las reliquias, en espera de ser guardadas en la Basílica de María Auxiliadora.

El 20 de noviembre de 1938 en Roma, en la Basílica de S. Pedro en el Vaticano, se celebró la solemne Beatificación, en la que estaban presentes las dos jóvenes beneficiadas del milagro: Ercolina Mazzarello, que tenía 26 años y Rosa Bellavita, de 24. Al Papa Pío XI se le ofreció un relicario con la vértebra de Madre Mazzarello, y él comentó: “La Mazzarello, como don Bosco, tenía una buena espina dorsal. Dígalo a las hermanas, que tienen ellas también una buena espina dorsal”.

El Proceso en vistas a la Canonización se reemprendió en 1941. El culto a la Beata Maria Domenica Mazzarello tenía su impronta popular: “Es el pueblo que va a ella, la siente una Santa suya, que comprende, que escucha, que ayuda con predilección a la gente de su condición”, escribía el Obispo de Asti, Mons. Umberto Rossi.

El 13 de marzo de 1950, en presencia del Papa Pío XII, se dio la lectura del Decreto para la aprobación de los milagros: sor Maggiorina Avalle, FMA, curada instantáneamente en Roppolo Castello (Biella), el 15 de agosto de 1941, de septicemia difusa, cuando los médicos habían dicho que le quedaban pocas horas de vida, y Carla Ramponi, de Castano Primo (Milán), curada el 24 de noviembre de 1946, a la edad de 8 años, de nefritis aguda, después de que una FMA había puesto debajo de la cabeza de la niña, que parecía ya muerta, la reliquia de Madre Mazzarello.

El 24 de junio de 1951 se llega a la Canonizadión de S. Maria Domenica Mazzarello propuesta al culto de la Iglesia Universal. La Bula de Canonización termina con una exhortación dirigida a todos, especialmente a las FMA de quienes Madre Mazzarello fue la primera Superiora: “de ella aprenden la única verdadera ciencia, la cual – como ella escribe – consiste en hacerse santas”.

Celebrar un Aniversario de Canonización es mantener viva la memoria de los eventos de gracia y los lazos de comunión, es continuar “reconociendo que estamos rodeados de una multitud de testimonios que nos empujan a no detenernos en el camino, nos estimulan a continuar caminando hacia la meta” (Papa Francisco, Gaudete et exsultate, n°3).

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.