Roma (Italia) El  8 de diciembre de 2020, Solemnidad de la Inmaculada, la Familia Salesiana celebra 179 años del nacimiento del oratorio, el 8 de diciembre de 1841. Don Bosco sitúa el inicio de la obra salesiana en su encuentro con un muchacho en la sacristía de la iglesia de San Francisco de Asís que, no acogido por el sacristán, es recibido por él mismo como un amigo e invitado al catecismo.

“Antes de empezar el catecismo a Bartolomé Garelli, recitó una Ave María… fue fecunda de grandes cosas”, se lee en las Memorias Biográficas (Vol. II 74). Don Bosco en las Memorias del Oratorio escribe: “Esto es el inicio de nuestro Oratorio, que fue bendecido por el Señor y creció como yo no podía haber imaginado entonces”.

En este día, en todas las realidades del mundo en que está presente la Familia Salesiana, las Comunidades Educativas se reúnen para celebrar, con una Ave María recitada juntamente, el momento “en que empezó todo”. Con el Círculo Mariano, el Ave María se extiende por todo el mundo salesiano, renovando la confianza en María de Don Bosco, que decía: “de todo lo que le debemos a María, nuestras más grandes cosas tuvieron comienzo y cumplimiento en el día de la Inmaculada”.

Don Ángel Fernández Artime, Rector Mayor de los Salesianos, dirigiéndose a la Madre General de las Hijas de María Auxiliadora, al Consejo General y a las Hijas de María Auxiliadora de la Casa Generalicia (RCG) de Roma, dice: “Esta fiesta para nosotros es como acercarse a una magnífica obra, como el Juicio Universal de Capilla Sixtina: es muy grande, pero todo el mundo puede detenerse en un punto particular. Éste es el actuar de Dios: Dios escoge a una chiquilla de un pueblecito perdido como Nazareth, escoge la humildad de una adolescente para hacer cosas grandes. La Congragación salesiana nació en la humildad más grande, con una Ave María, los muchachos y la capilla Pinardi. El Instituto de las FMA nació en un pequeño pueblo del Monferrato. Para Dios lo que tiene valor es la profundidad del corazón”.

La Madre General, sor Yvonne Reungoat, dice: “El 8 de diciembre, que nos recuerda el inicio de la obra salesiana, es siempre un nuevo comienzo para todas nosotras, porque siempre debemos recomenzar acogiendo la misión que el Señor nos confía, que cambia y continuamente debemos reinventar. El carisma es fuente de creatividad permanente. El haberlo  iniciado todo con María, en la sencillez de la fe de don Bosco, nos dice que también nosotros hoy estamos llamados a crecer en esta confianza absoluta en María, que nos asegura Su presencia como Madre de la Iglesia y de la Familia Salesiana”.

En este tiempo particular, con las restricciones debidas a la pandemia de la Covid-19, por medio de los retos sociales, no falta la creatividad para reencontrarse online, con los niños, los jóvenes, las familias, confiando en María, “que lo ha hecho todo” en la vida de Don Bosco, en  la obra salesiana en todo el mundo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.