Roma (Italia). Del 9 al 18 de agosto de 2021, 43 Hijas de María Auxiliadora Junioras de la Conferencia Interinspectorial Oriente Medio Europa (CIME) y dos estudiantes  de la Pontificia Facultad de Ciencias de la Educación “Auxilium” de Roma vivieron la experiencia formativa del Juniorado en Ariccia (Roma), en la Casa de espiritualidad Divin Maestro.

Las Junioras de 1 a 4 años de Profesión, acompañadas de sor Anna Avenia, de la Inspectoría Madonna del Buon Consiglio (IMR) y sor Maria Ruta, de la Inspectoría Madre Maddalena Morano (ISI), profundizaron la dimensión mariana en el Instituto FMA, a partir de una frase que Santa Maria Domenica Mazzarello repetía a las hermanas: “Seamos verdaderas imágenes de la Virgen” (Cronistoria III p. 216).

Sor Linda Pocher, FMA Profesora de la Pontificia Facultad de Ciencias de la Educación “Auxilium” de Roma, guió a las Junioras en la reflexión sobre la presencia de María en sus vidas y en la misión educativa, a través del camino, desarrollado por medio de dinámicas y modalidades de talleres, “de ser hija a ser madre”. Sor Linda además profundizó la presencia de María en la vida de Don Bosco, por medio del análisis de un sueño, y en Madre Mazzarello.

Los diversos aspectos de la temática fueron afrontados con la contribución de otros ponentes: sor Elena Ongarato, FMA de la Inspectoría S. Maria D. Mazzarello (ITV), sor Maria Grazia Tripi, de la Inspectoría ISI y la Dra. Annatonia Mino, psicóloga y  abogada.

La reflexión sobre María fue enriquecida con el visionado de la película “Io sono con te” (Italia, 2010) del director Guido Chiesa y el diálogo con la guionista Nicoletta Micheli. Sor Maria Grazia Tripi desarrolló el tema de las teen serie, las series TV de los chiquillos, instando a las Junioras a compartir sobre el imaginario de los jóvenes y sobre cómo introducirlos en la relación con María.

El 15 de agosto, Solemnidad de la Asunción al cielo de María, las jóvenes FMA vivieron la experiencia de la peregrinación al Santuario de la Virgen de Galloro, cerca de Ariccia.

Las Junioras vivieron la experiencia formativa con profundidad, en un clima fraterno:

“Han sido días enriquecedores, durante los cuales hemos podido encontrarnos nuevamente y compartir, en un clima fraterno y sereno, el camino de estos años y las experiencias vividas, incluso en el tiempo de la pandemia. Agradecidas por esta experiencia intensa, nos auguramos una buena continuación del camino diario, seguras de que en cada día hay un punto accesible al bien, por medio del cual Dios nos indica el camino a recorrer”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.