(Filipinas). El 27 de agosto de 2021, se llevó a cabo online el Congreso Nazional Juvenil LVF, organizado por la Fundación Laura Vicuña (LVF) de la Inspectoría S. Maria Mazzarello (FIL) – partnership entre el Instituto de las Hijas de María Auxiliadora y profesionales/colaboradores  laicos para afrontar las necesidades y los  problemas de los chicos de la calle – sobre el tema del trabajo infantil.

La Asamblea General de las Naciones Unidas declaró el 2021 Año Internacional de la Erradicación del Trabajo Infantil, definido por las normas internacionales del trabajo como la actividad laboral que priva a los niños y a las niñas de su infancia, de su dignidad, e influye negativamente en su desarrollo psico-físico.

Participaron en el Congreso más de 500 niños/as y jóvenes pertenecientes a las Comunidades de la Fundación LVF y alumnos/as de algunas Escuelas de Metro Manila, de la Provincia de Cebu, de Iloilo, de Samar y del Negros Occidental.

Sor Maria Victoria Santa Ana, FMA, Directora General LVF, en la apertura del Congreso invitó a niños/as y jóvenes a descubrir y realizar el proyecto que Dios tiene para cada uno/a. El trabajo infantil es un problema que atañe a muchos niños/as en las Filipinas, a menudo obligados a trabajar en condiciones de explotación, con el riesgo de la salud y del desarrollo armónico de la persona, por tener que ayudar a la familia en el sustento. Sor Maria Victoria expuso la finalidad del Congreso: ofrecer un espacio de profundización y de reflexión sobre la problemática, para definir posibles vías de solución.

Dos jóvenes miembros de LVF y un Asistente social fueron  los facilitadores del Congreso, favoreciendo la interacción y el intercambio de opiniones entre los jóvenes participantes y los mantenedores de la Fundación sobre los argumentos tratados: la definición de niño/a y los derechos, el trabajo infantil y los riesgos que comporta, algunos ejemplos de trabajos peligrosos y otros argumentos relacionados con este tema.

Sor Runita Borja, Consejera General para la Pastoraal Juvenil del Instituto FMA, se dirigió a los/las participantes recordando que cada uno tiene un rol en el mundo y que Dios ha dado a cada uno/a una educación y los talentos para llevarlo a pleno cumplimiento, no sólo para el bienestar personal y familiar, sino para compartir, para el bien de las propias Comunidades,  de la Nación y de todos.

Como contribución al Año Internacional para la eliminación del trabajo infantil, los participantes reflexionaron juntos sobre cómo colaborar para reducir o eliminar el trabajo infantil. Emergió la responsabilidad de los padres en proveer a las necesidades de los hijos en crecimiento, en particular comida e instrucción, para que no vayan a trabajar mientras son aún pequeños. A las familias se les debería garantizar ayudas concretas para tener un trabajo. Una joven participante sugirió un mayor compromiso en promover la concienciación de los padres sobre los derechos de los niños y sobre los efectos dañosos del trabajo, para contribuir a reducir los casos de trabajo infantil.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.