Roma (Italia). La Madre General del Instituto de las Hijas de María Auxiliadora, sor Yvonne Reungoat, con ocasión de la Solemnidad de San José, Patrono del Instituto, ha enviado un mensaje a todas las Comunidades Educativas del Instituto de las FMA.

Sus palabras son una llamada a crear una red de plegaria en un tiempo difícil por la pandemia que ha afectado al Mundo; una invitación a vivir el silencio orante, a hacer pequeños gestos de solidaridad y a pedir bendiciones para el Papa Francisco en el aniversario del Pontificado.

«Queridas hermanas,
mañana 19 de marzo de 2020, celebraremos en comunión con la Iglesia universal y con todo el Instituto, la solemnidad de San José que don Bosco nos dio como Patrono.

Os invito a crear juntas una red de plegaria, confiando a Él todas las intenciones que nos importan y son muchas en este tiempo de particular prueba. Le pedimos que continuemos teniendo vivo en cada Comunidad Educativa, y en cada una de nosotras, el compromiso de preparación al CGXXIV, de escuchar con corazón disponible la palabra de María Su Esposa que nos dice: “Haced todo los que Él os diga”.

Pero en mi corazón hay una petición explícita que pienso que es esencial también para vosotras: que nos enseñe a vivir el silencio orante como hizo él ante las situaciones delicadas, precarias y humanamente difíciles. Un silencio que nos prepara para un encuentro más profundo con el Señor, escogiendo tiempos de oración personal y comunitaria que nos permitan ”sentir” hoy la voz del Señor que nos habla y que nos hace estar atentas a la grave situación que el mundo entero está sufriendo, particularmente por el coronavirus. Recemos también por los prófugos que piden acogida pero son rechazados y no respetados en su dignidad, por tantos hermanos y hermanas víctimas de la guerra, de discriminaciones, de graves abusos e injusticias; por los niños y los jóvenes que no conocen qué es vivir en la paz porque han nacido y crecido en tiempos de guerra. Y muchas otras intenciones que conocemos directamente y que, a veces, nos sentimos impotentes para afrontar y resolver.

Es el momento en que todas nosotras, con renovada esperanza y confianza en Dios, podemos ser una presencia de intercesión con la plegaria y con gestos de solidaridad que la creatividad sabe poner en acción.

He apreciado mucho la propuesta de la Presidenta de la UISG –  Suor Jolanta Kafka – de celebrar el domingo 22 de marzo de 2020 una jornada de solidaridad y de plegaria en todo el mundo por las personas castigadas por el coronavirus. Os invito a adheriros a esta propuesta que nos pone en comunión con las religiosas esparcidas por los cinco Continentes y nos ofrece, además, la oportunidad de expresar la gratitud por quienes están en primera línea curando a los enfermos y buscando con competencia un remedio que ponga fin a esta calamidad.

En el Sitio del Instituto encontraréis la invitación de Sor Jolanta y así podréis extenderla, dentro de lo que os sea posible, a otras personas. Es hermoso e importante crear redes en este momento, también a través de la novena a María Auxiliadora, y ser pequeñas luces de esperanza que, por la intercesión de San José, puedan hacer entrever un alba de vida nueva. Creemos que el Señor de la vida y de la historia nos habla a través de acontecimientos inesperados.

A San José le confiamos también el Papa Francisco, que mañana celebra el aniversario de su ministerio petrino: 19 de marzo de 2013 – 19 de marzo de 2020. ¡Un tiempo todo dado a la Iglesia con amor y por amor. Un tiempo sorprendente de gracia en el cual el Santo Padre, por medio del testimonio de vida y el Magisterio, ha entrado en el corazón de cada persona de buena voluntad irradiando esperanza y amor a Dios y a las hermanas y hermanos más pobres y predilectos de Jesús!

La celebración de tal aniversario este año cae en un momento grave para toda la Familia humana a causa del coronavirus y es, ciertamente, vivida de modo distinto de los precedentes. Nos conmovió profundamente su “peregrinación”  a la Basílica de Santa Maria Maggiore donde fue a rezar Maria Salus Populi Romani y, después, a la Iglesia de San Marcello en el Corso para implorar, a los pies del Crossifisso miracoloso, el fin de esta grave pandemia. Su testimonio es fuente de esperanza en muchas hermanas y hermanos en esta hora de prueba.

La invitación a la oración que se abre a la solidaridad es un ulterior don que el Papa Francisco nos hace en su aniversario de Pontificado y es una luz para el pueblo de Dios a él confiado.

En este tiempo de Cuaresma vivimos en comunión profunda con el Santo Padre y con la humanidad entera sufriente, y nos sentimos acompañadas de él para comprender más profundamente el Misterio Pascual que desemboca en la alegría de la Resurrección. Quiere ser esto nuestro modo de celebrar el aniversario de su Ministerio, asegurándole que cada día el Papa está presente en nuestra plegaria y en nuestro ofrecimiento diario y que no dejamos caer en el vacío su sincera petición: “Por favor, no os olvidéis de rezar por mí”.

Queridas hermanas, he aquí lo que deseaba desde el corazón compartir con cada una de vosotras y, por medio de vosotras, a las personas sensibles a este evento.

Os auguro una buena fiesta de San José. Juntas, le confiamos el camino que estamos haciendo en preparación a la santa Pascua”.

Roma, 18 marzo 2020

Suor Yvonne Reungoat, FMA
Superiora General

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.