Roma (Italia). El 12 de diciembre de 2019 sor Adelina Corbanese, de la Comunidad “Santa Rosa de Lima”, de la Inspectoría S. Juan Bosco, en Roma, ha cumplido 100 años.

“¿Cuál es el secreto de tu longevidad?”, pregunta una novicia a sor Adelina. Y sor Adelina Corbanese responde sin inmutarse y sonriendo: “La felicidad”.

Es una jornada de alegría y de familia la del 100º cumpleaños de sor Adelina, a quien llega una carta de gratitud y de buenos deseos de la Madre General de las FMA, sor Yvonne Reungoat. Para festejar este hito importante, están presentes la Inspectora sor Angela Maria Maccioni, un grupo de FMA de las casas de Roma y Colleferro, la Comunidad del Noviciado FMA y la Comunidad SDB de Castel Gandolfo. También el alcalde de Marino se hace presente, con una carta y un ramo de flores entregado por el Concejal de Servicios de Información, Control e Innovación Tecnológica al Servicio del Territorio y del Ciudadano, Dott. Saverio Audino.

En la Celebración Eucarística, presidida por el sobrino Don Agostino Corbanese, Sdb, todos los presentes se unen para dar gracias por la vida y el testimonio gozoso, sencillo y generoso de sor Adelina.

En una entrevista, cuenta: “Mi vocación nació así: el párroco en el momento de la Primera Comunión nos dijo que podíamos pedir una gracia y yo pedí ser religiosa. Vivía en Lovadina, en la provincia de Treviso. Mi madre no quería que me hiciese religiosa, por eso no me mandaba a Conegliano a encontrarme con las hermanas. Entonces, aprovechando la llegada de una amiga mía que trabajaba en las FMA en Colleferro, convencí a mi madre que me dejara ir a acompañarla. No volví ya a casa, pero después la mamá, el día del ingreso en el Noviciado, vino y me abrazó con grandísimo afecto”.

Sor Adelina cuenta que en su vida ha afrontado sacrificios, y que la obediencia a las Superioras, las Constituciones “siempre en el bolsiillo“ y, sobre todo, la ayuda de María Auxiliadora, la han sostenido siempre, dándole serenidad.

Durante la homilía, Don Agustín subraya que, mientras nosotros damos gracias por la vida de sor Adelina, ella con su alegría “hace que rebote sobre nosotros el infinito amor con que Dios la ama y la “soporta” durante 100 años”. Esta fiesta de cumpleaños llega al corazón a través de la felicidad de un espléndido rostro surcado por las arrugas de la dedicación al Reino de Dios y de la fe.

Festa 100 anni sr Adelina

Datos biográficos de sor Adelina Corbanese

Después de la primera profesión en 1941, hace de cocinera por 13 años en la Comunidad “Sacro Cuore” al servicio de los SdB y del Internado masculino, en Roma “Asilo Macchi” (ahora “San Saba”) y en el Internado di Rieti. A causa de las dificultades de salud, es enviada a Arsoli. Después de algún tiempo, le piden que se quede allí para ocuparse de 40 huérfanos entre los tres y los seis años. Sor Adelina recuerda que se asusta ante tal petición: ¡nunca se había ocupado directamente de niños! Se dirige con todas sus fuerzas a la Virgen: “¡Tú lo sabes todo, yo no he estado nunca con ellos, tienes que ayudarme! ¡Debes ayudarme! Estaba propiamente desesperada, pero después me recuperé en salud, Ella me ayudó. En estos 13 años, ningún niño se hizo nunca daño.”

Fueron estos años muy penosos a causa de las privaciones y del gran trabajo que el cuidado de los niños requería. Pocas fueron las ayudas: una muchacha, sólo dos hermanas, sin Directora. Iba a encontrarla una vez al mes una hermana encargada por la Inspectora.

En el1967, durante otros 13 años fue asistente de las universitarias en L’Aquila. También éstos dejan una huella indeleble: ”Fui para ellas como una madre. Después de la secundaria, las chicas venían a L’Aquila para asistir a la universidad y se sentían libres, pero yo las reprendía con firmeza para evitar que se dejaran desviar. En suma, yo las trataba como hijas y cuidaba de ellas como una madre. Aún me recuerdan y me buscan ahora”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.