Lima (Perú). La Inspectoría Santa Rosa de Lima (PER), con toda la Familia Salesiana, celebró los 130 años de la llegada de las primeras Hijas de María Auxiliadora que, con los Salesianos de Don Bosco, llegaron a las costas de Perú, al puerto de Callao, el 28 de septiembre de 1891,

Según las fuentes históricas y eclesiales, diversas eran las peticiones de una presencia salesiana en Perú, para ocuparse de la juventud necesitada después del desarrollo industrial. Don Giacomo Costamagna, llegado a América con la 3ª expedición misionera, pasa a ser superior de las misiones en el Pacífico y se trasladó a Perú a petición de Don Michele Rua para conocer el nuevo campo de misión y reunirse con las autoridades.

Los primeros Salesianos de Don Bosco y las Hijas de María Auxiliadora salieron de Turín el 16 de agosto de 1891 y el 22 de agosto se embarcaron en Génova, en dirección a las tierras americanas. La expedición estaba compuesta por dos Sacerdotes, don Carlo Pane y don Guido Terzuolo, el Coadjutor Giovanni Sciolli y nueve Hijas de María Auxiliadora: sor Angela Piai, sor Luigia Pompignoli, sor Lavinia Albertini, sor Luigia Grassi, sor Marcellina Zinelli , sor Rosa Devalle, sor Teresa Tapparello, sor Isabel Mayo y  sor Luigia Ruatta, provenientes de la casa de Nizza Monferrato.

El Director de la nueva presencia salesiana era don Antonio Riccardi, llegado de la Patagonia para recibir al grupo que llegaba de Italia. Los primeros días, las FMA fueron hospedadas por las Hermanas Vicencianas y los SDB por los Padres Vicencianos.

El 15 de octubre de 1891 las FMA se establecen en el Institutto Sevilla y asumen la   labor encomendada por la “Caridad de Lima”, que consiste en cuidar a cerca de 100 chicas, la mayor parte huérfanas y con dificultades, algunas provenientes de familias hundidas en la ruina después de la guerra, otras de familias de la clase obrera. El 8 de diciembre de 1891 los Salesianos abren el Oratorio en una Casa  en el distrito de Rimac, al norte de Lima. Desde allí SDB y FMA ampliaron el alcance de la misión abriendo nuevas presencias, primero en Lima y después en todo el País. En un Video los Salesianos de Don Bosco narran 130 años de historia.

El 26 de septiembre de 2021, la Familia Salesiana del Perú se reunió en la Basílica de María Auxiliadora de Lima, en presencia o en directo streaming, para agradecer a Dios los 130 años de presencia salesiana en Perú. La Celebración Eucarística, concelebrada por los Salesianos de Don Bosco de la Inspectoría Santa Rosa (PER), fue presidida por Don Hugo Orozco, SDB, Consejero Regional para Interamérica, que agradeció a Perú por su gente, por los jóvenes y por cuantos, de la Familia Salesiana y colaboradores, creen en el amor que Dios tiene por los jóvenes.

“Somos testigos” –  dijo don Hugo – “de mucho amor entregado, que nos invita a continuar con esperanza, a compartir la misión con muchas personas que se sienten “salesianas”. Este compromiso a continuar trabajando con entusiasmo y creatividad, para que la Providencia de Dios abra un bello futuro a muchos jóvenes pobres, excluidos, abandonados, necesita amar como son amados por Dios, trabajando en sinergia con otros grupos de la Iglesia y de la sociedad”.

El 28 de septiembre de 2021, en el día del 130º, las Comunidades FMA S.Rosa de Lima y María Auxiliadora de Breña, Lima, se reunieron en la Capilla Inspectorial para celebrar la S. Misa en acción de gracias a las primeras hermanas y a todas las FMA que han dado vida a la Inspectoría y sembrado, con la propia dedicación, el Carisma salesiano en Perú. Numerosos Exalumnas/os agradecen a las FMA haber dejado una señal en su vida y haberlas/os educado de manera integral.

Para la ocasión, la Madre General de las Hijas de María Auxiliadora, Sor Yvonne Reungoat, desde Roma, donde está en curso el XXIV Capítulo General, ha mandado un Mensaje a las FMA, a los jóvenes, a las Comunidades Educativas. Madre Yvonne ha agradecido al Señor y a María Auxiliadora la vitalidad del Carisma salesiano en Perú y anima a las FMA a preparar a las nuevas generaciones para que puedan construir un mundo según el proyecto de Dios, más humano, fraterno, solidario, con la colaboración de todos, también en este momento difícil en que vivimos.

“El Señor, presente en la historia, abre el horizonte al futuro y con Él podemos tener esperanza y alegría, que no pueden nunca faltar en la vida salesiana. La esperanza de que Dios es más grande que todo, que en cada persona hay un potencial de bien. Debemos ayudarnos a acompañarlo, para que crezca, y a ponerlo en común, creando redes, en sinergia para la construcción de un mundo mejor, al estilo del Sistema Preventivo: el espíritu de familia”.

Mientras nos preparamos a celebrar los 150 años de la Fundación del Instituto FMA, en el curso del XXIV Capítulo General y en el Año Bicentenario de la Independencia de Perú (1821-2021), la celebración del 130° de presencia salesiana en Perú ha sido una ocasión para Exalumnas/os, Comunidades Educativas, Grupos de la Familia Salesiana, para recordar, agradecer y  consolidarse en el compromiso de contribuir en la historia salesiana, formando “buenos cristianos y honrados ciudadanos”, al servicio de la Iglesia y de la sociedad.

S. Messa 130° presenza salesiana in Perù - Lima, 26 settembre 2021

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.