Turín (Italia). El 8 de noviembre de 2020, en Montaldo Torinese (Turín),  se llevó a cabo la titulación de la Plaza titulada a la Beata Maddalena Morano, Hija de María Auxiliadora, nacida en Chieri (TO) el 15 de noviembre de 1847, que siendo laica enseñó en la escuela elemental del país durante doce años.

EL evento se inició con la S. Misa celebrada por el párroco, don Enrico Trombino, en la Iglesia Parroquial SS. Vittore y Corona de Montaldo Torinese, donde Maddalena Morano solía ir a rezar. Estaban presentes el Alcalde de Montaldo, Sergio Gaiotti, el Asesor para la Cultura del Ayuntamiento y el Presidente de la Asociación Montaldo Cultura.

Las FMA de la Inspectoría Piamontesa Maria Ausiliatrice (IPI), a causa de las medidas restrictivas de la Covid-19, enviaron un mensaje de reconocimiento al Alcalde, a la Administración del Ayuntamiento y a los ciudadanos montaldeses, por haber valorado el trabajo de Madre Morano, que testifica la importancia de la educación como instrumento para la construcción de una sociedad con los valores humanos y cristianos.

Al final, el párroco invitó a la Prof. Valeria Martano, ex maestra, a hacer memoria de la vida y misión de Madre Maddalena Morano.

“Maddalena Morano llega a Montaldo Torinese en 1866 como maestra elemental, inicialmente en las escuelas femeninas y después en las masculinas, consideradas más comprometidas en el plano disciplinar. En poco tiempo, con la autoridad y el diálogo, conquista la estima y la confianza de los alumnos/as y del país. En 1878 responde a la llamada a la vida religiosa y es acogida en Mornese por Madre Mazzarello. En 1879 hace la Primera Profesión Religiosa en el Instituto de las Hijas de María Auxiliadora.

Después de los Votos Perpetuos es transferida a Sicilia, donde dirige la obra de Trecastagni (Catania). Su apostolado se realiza casi totalmente en Sicilia, donde fue directora, maestra de las novicias, visitadora, fundadora de nuevas Comunidades, hasta la muerte en Alì Terme (Catania) el 26 de marzo de 1908.

La Prof. Martano puso de manifiesto la actualidad de la misión de Madre Morano y la importancia de mantener víva su memoria: “En un período como el que estamos viviendo, de pandemia, el testimonio de vida de Madre Morano es un estímulo a tener coraje, a afrontar las dificultades, a no perder la serenidad y la confianza en Dios. Estas colinas son los lugares donde desarrolló su obra, vale la pena hacerla conocer porque es portadora de unos  valores que hoy pueden hacer bien a todos. Maddalena Morano es signo de unidad entre tierras lejanas. Enviada a Sicilia, “tierra de misión”, la maestra de Montaldo dedicó treinta años de compromiso, de caridad, de promoción  de la fe, fiándose siempre de la ayuda del Señor y de la Virgen. En el nombre, en el recuerdo, en el ejemplo de Madre Morano este vínculo se  renueva y se refuerza”.

El momento celebrativo terminó con la inauguración del Piazzale,  delante del Ayuntamiento. El párroco bendijo la Plaza y a los presentes: “Te pedimos Señor que derrames sobre nosotros Tu bendición, sobre esta Plaza, sobre esta placa que hoy ponemos en recuerdo de la Beata Maddalena Morano. Que sea para nosotros un continuo estímulo para reforzar nuestra fe, crecer en la esperanza e inflamarnos en la caridad”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.