Roma (Italia). El 16 y el 17 de noviembre de 2019, en la Casa Generalicia de los Hermanos de las Escuelas Cristianas, en Roma, se llevaron a cabo las dos jornadas habituales del año social 2019-2020 de las Familias Carismáticas con el tema: “Las familias carismáticas que palpitan con el corazón de la Iglesia en salida”.

Participaron en este encuentro sor María Luisa Miranda, Consejera General para la Familia Salesiana, sor Leslye Sàndigo, Delegada Mundial de los Salesianos Cooperadores y la Sra. Mariella La Mura, Exalumna de las Hijas de María Auxliadora.

En estas jornadas las Familias Carismáticas – nacidas de la solicitud del Papa Francisco para dar a los carismas un respiro universal como don del Espíritu – centraron la atención en la “Iglesia Pueblo de Dios de los, entre y en los pueblos.”

Es éste el tema que inspirará también la jornada del 23 de mayo de 2020, promovida por la Asamblea de la AMCG-Familias Carismáticas, escogido para que, después de los dos últimos Sínodos de los Obispos, destinados a señalar el camino en los próximos años, las Familias Carismáticas presten atención especial a la Iglesia por la cual existen y trabajan.

El Padre Gino Buccarello, O.SS.T., abordando el tema “Iglesia en salida, pueblo de Dios”, focalizó la atención en el significado de “Iglesia en salida” en las dos direcciones, de “entrada” en el misterio y de “salida” hacia las Gentes, por medio de un sugestivo paralelismo entre la vocación de Abraham y la vocación de la Iglesia y de las Familias Carismáticas. Abraham, hombre descentralizado por haber dejado espacio al absoluto protagonismo de Dios, entró en el misterio que lo permitió salir de sí, encontrar el auténtico sí mismo y hacerse padre de todos los creyentes. La tarea a que estamos llamados como laicos, religiosos/as, sacerdotes, religiosos o diocesanos en el interior y entre las Familias Carismáticas es el de testimoniar en la Iglesia, pueblo en camino, la alegría de pertenecer a Dios y a los hermanos, en la riqueza de los carismas acogidos y dados.

La reflexión con el título “Sinodalidad Misionera: del Sínodo de los Jóvenes al Sínodo Panamazónico” fue presentada por Don Rossano Sala, SDB. “¡Es bello experimentar que la Iglesia es verdaderamente católica, que es universal ! Es bello de verdad reconocer que la Iglesia es “Iglesia de las gentes” constituida e instituida “por” y “para” todas las gentes, donde hay un intercambio real de dones” fueron sus palabras. Gran aprecio suscitó el modo experiencial, sencillo y adictivo con que el relator consiguió transmitir el corazón mismo de la experiencia de los dos Sínodos vividos, ofreciendo válidos puntos para comprender la importancia de abrazar el método sinodal para construir relaciones nuevas en el interior de las Familias Carismáticas, entre las distintas Familias en la Iglesia.

A los informes siguieron algunos testimonios de vida. El primero, “Buena práctica de Iglesia en salida”, fue presentado por Fr. Enrico Muller FSC. La segunda experiencia, “Buena práctica en la Misión Amazónica”, fue compartida con entusiasmo por sor Izabel De Carvalho, SCVI.

Esta Asamblea fue importante además porque estaba llamada a votar la Carta Magna de la Asociación AMGC-Familias Carismáticas y a renovar la Comisión, formada por los miembros que cada una de las Familias Carismáticas había identificado y hecho disponibles, y que tenía el encargo de elegir el Comité Ejecutivo.

El compromiso hacia una “Iglesia en salida”, en un camino sinodal, caracterizó estas dos jornadas, dejando en todos los participantes un profundo sentido de gratitud a Dios y a la Iglesia, junto al deseo de continuar creciendo en la experiencia de comunión y de intercambio, para una misión siempre más gozosa y eficaz.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.