Roma (Italia) El 12 de febrero de 2020 fue publicada la Exhortación post-sinodal Querida Amazonia, presentada con una Conferencia de Prensa para los periodistas en el Aula Juan Pablo II de la Sala de Prensa de la Santa Sede. Al Card. Lorenzo Baldisseri, Secretario General del Sínodo de los Obispos, se le encomendó la tarea de trazar el camino del Sínodo Especial para la Región Panamazónica “Amazonia: nuevos caminos para la Iglesia y para una ecología integral”, desde la fase preparatoria a la fase celebrativa, del 7 al 27 de octubre de 2019 en Roma, concluidas con la redacción y la aprobación del Documento Final, hasta la publicación de la Exhortación apostólica. Con Querida Amazonia, el Santo Padre ofrece las resonancias que este Sínodo ha provocado en él, a cuya luz ha leído el proceso entero sinodal y el Documento conclusivo.

Un video, preparado por la Sección Migrantes & Refugiados, Dicasterio para el Servicio del desarrollo humano integral, ayudó a entrar en una dimensión contemplativa, auspiciada por el Papa Francisco, que favorece una comprensión real, no ideológica, del texto.

El Santo Padre dirige Querida Amazonia a todo el mundo, “por una parte, para ayudar a desvelar el afecto y la preocupación por esta tierra que es también “nuestra” e invitar a admirarla y a reconocerla como un misterio sagrado; por otra, porque la atención de la Iglesia a las problemáticas de este lugar nos obliga a emprender de nuevo en breve algunos temas que no deberíamos olvidar y que pueden inspirar a otras regiones de la tierra para afrontar sus propios desafíos” (QA 5).

El Padre Adelson Araujo dos Santos, Teólogo y Profesor de Espiritualidad en la Pontificia Universidad Gregoriana, originario de Manaos, en Brasil, manifiesta su aprecio por las expresiones poéticas y las citas de poetas latinoamericanos que enriquecen la exhortación. Comenta después desde el punto de vista teológico el documento, a partir del título Querida Amazonia, que indica que el Papa desea desde el inicio de la exhortación decir a los pueblos de la Amazonia que son queridos por él, junto con todas las otras criaturas, en la presente biodiversidad. Es este querer bien lo que le ha hecho tomar una iniciativa como la de convocar un Sínodo especial sobre aquella Región, llamándonos a cuidar  esta parte vital del planeta, siguiendo el ejemplo de Jesús: “quien primero nos cuida, nos enseña a cuidar de nuestros hermanos y hermanas y del ambiente que cada día Él nos regala” (QA 41) porque quien ama cuida”.

En lugar de presentar conclusiones o propuestas concretas sobre esta Región, el Papa Francisco prefiere compartir cuatro sueños sobre la Amazonia – un sueño social, un sueño cultural, un sueño ecológico y un sueño eclesial – utilizando las cuatro dimensiones del Sínodo que él mismo identificaba en el discurso a la primera Congregación General, el 7 de octubre de 2019. No es la primera vez que el Papa habla de sueños y “recuerda el valor y la importancia de soñar y de no tener miedo de soñar de modo distinto, de mostrar otros sueños que este mundo no nos ofrece, sueños de generosidad, de servicio, de pureza, de fuerza, de perdón, de fidelidad a la propia vocación, de plegaria, de lucha por la justicia y por el bien común, de amor a los pobres, sueños de amistad”.   Ya el Papa Emérito Benedicto XVI utilizaba los mismos recursos lingüísticos en su Magisterio enseñando a los jóvenes que “Ningún sueño es inalcanzable, cando quien lo suscita y lo cultiva en el corazón es el Espíritu de Dios”. Un lenguaje que sigue la tradición bíblica, que ve los sueños como un instrumento privilegiado a través del cual Dios revela Su Voluntad. En cada sueño, compartido por el Papa, se puede reconocer la llamada a la conversión.

Sor Augusta de Oliveira, Vicaria General de las Siervas de Maria Reparadoras,  presentes durante 100 años en la Región Amazónica, ve en los cuatro sueños del Papa los 4 pilares que forman la Casa Común, que permiten caminar en sinodalidad: “Soñamos con y para la Amazonia”. En la Exhortación el Papa Francisco habla también de la fuerza y del don de las mujeres; “muchas comunidades y pueblos a lo largo del río y en los bosques existen y se mantienen gracias a la fuerza y a la perseverancia, al valor y a la generosidad de muchas mujeres que transmiten la fe a través de la catequesis, el bautismo, en los grupos misioneros y una presencia pastoral activa. En las áreas más difíciles y remotas encontramos la presencia femenina que anima, sostiene y sirve”. La religiosa cita también la presencia de los misioneros y de los numerosos mártires – religiosos, religiosas, sacerdotes y laicos – que han dado y continúan dando la vida hasta su sangre. Precisamente en este día se recuerda el martirio de sor Dorothy Stang, asesinada en Anapu, en el Estado brasileño del Parà, el 12 de febrero de 2005, que representa el compromiso de muchas mujeres en esta región hasta el punto de dar la vida.

El Prof. Carlos Nobre, Científico, Premio Nobel 2007, Miembro de la Comisión de Ciencias Ambientales del Consejo Nacional del Desarrollo Científico y Tecnológico, expresa su reconocimiento al Papa Francisco por la apertura a la participación de los científicos en el Sínodo y por esta Exhortación apostólica que podría ser considerada “la hija del Laudato si” y afirma:”En nombre de la comunidad científica, quisiera apoyar plenamente las propuestas socio-ecológicas de Querida Amazonia”.

Mons. David Martínez de Aguirre Guinea, Obispo del Vicariato de Puerto Maldonado, Secretario Especial del Sínodo, interviene desde Puerto Maldonado por medio de un vídeo en directo: “La exhortación es una poesía de amor, dedicada a toda la Iglesia universal y a todos los hombres y las mujeres de buena voluntad. Es una poesía que llora por los crímenes y las injusticias, que se maravilla también de la belleza de estos bosques y de sus habitantes. El Papa no nos ofrece una meta, un camino cerrado, quiere ser una luz, sobre un recorrido que continúa. Por esto la exhortación genera procesos”.

El Card. Michael Czerny, Subsecretario de la Sección Migrantes y Refugiados del Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral, Secretario Especial del Sínodo, aclara la naturaleza de los dos documentos: “Querida Amazonia” es un Documento Magisterial y pertenece al auténtico Magisterio del Papa Francisco, con la autoridad que de ello se deriva. “Amazonia: nuevos caminos para la Iglesia y para una ecología integral” es, en cambio, el Documento conclusivo de una Asamblea Especial del Sínodo de los Obispos, constituido por propuestas que los Padres Sinodales han votado y aprobado y que han sido confiadas al Santo Padre. En la introducción de Querida Amazonia, el Papa anima a leer el Documento final para dejarse enriquecer e interpelar por este trabajo.

“Sueño una Amazonia que luche por los derechos de los más pobres, de los pueblos originarios, de los últimos, donde su voz sea escuchada y su dignidad sea promovida.

Sueño una Amazonia que defienda la riqueza cultural que la distingue, donde resplandece en formas tan variadas la belleza humana.

Sueño una Amazonia que custodie celosamente la irresistible belleza natural que la adorna, la vida desbordante que llena sus ríos y sus bosques.

Sueño comunidades cristianas capaces de comprometerse y de encarnarse en Amazonia, hasta el punto de dar a la Iglesia nuevos rostros con rasgos amazónicos”. (QA 7)

         

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.