Costa de Marfil. Con ocasión de la Celebración del 25° aniversario de la publicación del Documento sobre la “Vida Consagrada”, la Unión de los Superiores Mayores organizó una peregrinación nacional para la vida consagrada. En los días 6 y 7 de febrero de 2021,  religiosas y religiosos de todo el territorio de la Costa de Marfil participaron en este momento eclesial en la Basílica “Nuestra Señora de la Paz” en Yamoussokro en Costa de Marfil.

La Inspectora sor Kikange Yolande de la Inspectoría África Oeste Madre de Dios (AFO) junto a sor Joséphine Bawissi, sor Mary Matthew, sor Marie-Clautilde Razanadrasoa y sor Keita Colette participaron en representación de la Iglesia de Costa de Marfil.

Como el anciano Simeón el día en que Jesús, Luz que se revela a las naciones, fue presentado al Señor en el templo, así las participantes se reunieron para dar gracias a Dios por el gran don de la vida consagrada y para renovar el compromiso de ser luz en el mundo. En el  contexto actual, marcado por la pandemia de Covid-19, es un signo de esperanza y de testimonio si ¡“donde están los consagrados está la verdadera alegría”!

El Obispo de la Diócesis de Grand Bassam, Mons. Raymond Ahoua presentó el tema Integración cultural a la luz del Consejo de Jerusalén.

Él subrayó que “La integración cultural es uno de los mayores retos para la vida consagrada y es fundamento de la formación de los/las consagrados/as para generar comunidad. Como los discípulos, Jesús llama y envía para que ”hagan discípulos míos a todos los pueblos” (Mt. 28,18). El religioso y la religiosa son llamados a ir al encuentro de los hermanos. Por esto es necesario pasar del “yo” al ”nosotros” y dar testimonio de fraternidad universal. Nosotros nos encontraremos aquí, juntos, ¿por qué? A esta pregunta Dios pide que respondamos: ¿Dónde está tu hermano o tu hermana?”

Los participantes pudieron profundizar el tema de la vida consagrada en diversos talleres: música, canto, baile, y escuchar experiencias concretas sobre la vida y la misión de los/las consagrados/as.

La Celebración eucarística estuvo presidida por el Obispo de Agboville y por el Administrador apostólico de Yamoussokro, Monsignore Alexis Toably. En la homilía el Obispo recordó a los consagrados que deben ser como Cristo, luz para iluminar el mundo.

Se creó un clima de plegaria, de alegría y de reflexión. Al final del encuentro los/las consagrados/as manifestaron la alegría renovada de pertenecer a Cristo comprometiéndose a ser luz en medio de la gente. Las FMA compartieron en comunidad la riqueza y belleza de la experiencia de vida consagrada vivida.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.