Roma (Italia). La Novena de la Inmaculada – del 29 de noviembre al 7 de diciembre de 2021 – dentro del tiempo de Adviento, prepara la espera del Dios que se hace hombre: María, la “llena de gracia” se convierte en un vientre acogedor para ser la Madre del Salvador y madre de todos, signo de esperanza para la humanidad entera.

En la tradición salesiana, la celebración de la Solemnidad de la Inmaculada Concepción es particularmente significativa, en la vida de Don Bosco y de la Familia Salesiana, que recuerda el nacimiento del oratorio, el 8 de diciembre de 1841, y de Maria Domenica Mazzarello que en Mornese, con algunas jóvenes, se consagró a María como Hija de la Inmaculada.

La propuesta de la Novena de la Inmaculada de este año, compartida con el Ámbito para la Familia Salesiana del Instituto de las Hijas de María Auxiliadora en el evento capitular recién acabado y en la proximidad de la celebración del 150º del Instituto (1872-2022), quiere ser expresión de “un especial agradecimiento a María por su presencia viva y eficaz durante la preparación y la realización del Capítulo General XXIV y a lo largo de toda la historia del Instituto”, explica sor Leslie Sándigo, recién elegida Consejera general para el Ámbito.

La Novena ofrecida está en continuidad con el CGXXIV, tiempo de gracia y de impulso carismático que, como recuerda la Madre General del Instituto de las FMA, Madre Chiara Cazzuola, en el Discurso de clausura, “no termina hoy, sino que continúa, por eso es la hora de bajar de Caná a Cafarnaún, no solas, sino con Jesús y María, para compartir la vida y la misión junto a las/los  jóvenes y a los laicos, para dejar respirar a Dios en nuestra existencia y afrontar con valentía los regos que encontraremos”. Madre Chiara invita por tanto a las Hijas de María Auxiliadora a confiarse a María, “para que nos ayude a ser mujeres que saben llevar el vino nuevo de la esperanza en esta historia nuestra marcada por muchos sufrimientos y fatigas, pero bendecida por la dulce Providencia del Padre”.

La propuesta se articula en tres los puntos de reflexión ofrecidos a las Comunidades en preparación a la Solemnidad de la Inmaculada: la palabra, el gesto y la mirada de María, extraídos de la Conferencia ofrecida a las Capitulares, el 17 de octubre de 2021, por Sor Linda Pocher, FMA, Profesora de Mariología en la Pontificia Facultad de Ciencias de la Educación “Auxilium”, sobre el tema: “María y el Instituto de las Hijas de María Auxiliadora. En el nombre, la identidad educativa”.

La Consejera para la Familia Salesiana concluyó la carta de presentación con el augurio:

“Que María nos ayude a despertar en nosotras la pasión por Jesús y la pasión por la educación; a dejarnos interpelar por los desafíos con una mirada contemplativa y profética para poder incidir eficazmente en la Iglesia y en la sociedad, junto con toda la Familia Salesiana, a través de acciones educativas concretas”.

2 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.