Roma (Italia). Jugar e ir a la escuela son derechos de los niños. El Papa reitera que “muchos niños en el mundo no tienen la libertad de jugar, de ir a la escuela, y acaban siendo explotados como mano de obra”. El Papa Francisco ha hecho muchas llamadas a la Comunidad Internacional para que promueva el reconocimiento efectivo de los derechos de la infancia y venza esta plaga. Dice: “Los niños deben poder jugar, estudiar, rezar y crecer en sus propias familias. ¡Ay de quienes los hacen esclavos!”

La Jornada Mundial fue instituida en 2002 por la Organización Internacional del Trabajo (OIT) a fin de sensibilizar la atención global sobre la explotación del trabajo infantil y emprender y monitorear las acciones adecuadas contra este gravísimo fenómeno que aflige varias partes del mundo. La agencia de las Naciones Unidas OIT se ocupa de promover los derechos humanos internacionalmente reconocidos, especialmente los relativos al trabajo. Según los datos elaborados por la misma, el número de trabajadores menores a nivel mundial se eleva en torno a los 218 millones. Niños y niñas, muchachos y muchachas de 5 a 17 años son empleados en trabajos mal pagados y a menudo peligrosos para la salud, que con el tiempo los desgastan en el cuerpo y los destruyen en la mente. Este hecho se concentra en los países más pobres del mundo como África, Asia y Sudamérica, donde el fenómeno, causa y consecuencia de la pobreza de los territorios, compromete el desarrollo de estos Países durante largos períodos.

“Demasiado a menudo, en el mundo, los menores explotados por el trabajo son empleados en ocupaciones peligrosas o en condiciones laborales no seguras. Europa e Italia no están exentas de ello, sobre todo cuando el niño anda suelto y es más fácil que se encuentre enredado en las redes de la explotación. Todos estamos llamados a romper estas cadenas para contrarrestar tales formas de abuso, ante la necesidad imperiosa de que sobre todo los más jóvenes puedan desarrollar plenamente sus capacidades”. Según el Presidente de la República Italiana Sergio Mattarella, “la escuela – la primera institución que los niños frecuentan – sigue siendo una defensa esencial para combatir la negación de los derechos de la infancia y es por tanto la mejor aliada de los niños y muchachos en la construcción de su futuro.”

Las Hijas de María Auxiliadora, en su misión educativa, apoyan con fuerza el pensamiento del Papa Francisco: “Esto es una verdadera esclavitud! (….). Todos los niños deben poder jugar, estudiar, rezar y crecer, en sus propias familias, y esto en un contexto armónico, de amor y de serenidad. Es un derecho de ellos y un deber nuestro. Mucha gente en vez de hacerlos jugar los hace esclavos: esto es una plaga. Una infancia serena permite a los niños contemplar con confianza la vida y el mañana. ¡Ay de los que ahogan en ellos el impulso alegre de la esperanza!”

Cada Comunidad Educativa está, por tanto, llamada a divulgar un mensaje de sensibilización, a fin de que todos los chiquillos en edad escolar puedan acceder a la educación como forma de conocimiento, de emancipación y de redención social.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.