Bangalore (India) El Centro para el desarrollo y el empoderamiento de la sociedad femenina (CDEW), Organización sin fines de lucro del voluntariado de las Hijas de María Auxiliadora de la Inspectoría Sagrado Corazón de Jesús (INK) continúa llevando a cabo las iniciativas de solidaridad para  sostener a la población durante la emergencia Covid-19.

Gracias a la generosidad de los bienhechores, ONG y simpatizantes del CDEW, han sido ayudadas cerca de 30.000 personas por medio de la distribución de kit alimentarios, desayunos y refrigerios. Junto al compromiso en la distribución, Voluntarios e Hijas de María Auxiliadora no dejan faltar a las personas en dificultades – en particular asalariados jornaleros, vendedores ambulantes, sin techo y migrantes – la presencia y el apoyo moral. He aquí dos testimonios:

“Durante el lockdown por el Coronavirus las FMA han distribuido muchas cosas necesarias a las familias. No había trabajo, no había dinero, pero hemos recibido muchas ayudas. De esta pandemia he aprendido que lo que tenemos, debemos compartirlo y ayudar a los otros”. (Mala)

“Todavía muchos de nuestros beneficiarios tienen verdadera necesidad de apoyo para estar alejados del hambre. He encontrado muchos niños, mujeres en espera y ancianos en los pueblos y he visto que están privados de recursos y sin seguridades. Estoy contento de poder hacer algo por quien está viviendo este difícil momento… y quiero continuar con esta misión”. (Mini Sebastin)

La Inspectoría INK, en colaboración con el CDEW, ha puesto en marcha también en las Comunidades iniciativas para celebrar el año de la Encíclica Laudato Si’. Las FMA, junto a las Comunidades Educativas, han dado vida a huertos con varios tipos de cultivos – verduras, fruta, flores, hierbas medicinales y otros, comprometiéndose a dar más espacio a la plegaria y a la contemplación de lo creado, a la solidaridad y a la escucha del grito de la tierra y de los pobres.

Suor Rosy Lopez, directora del CDEW, afirma: “El año de la “Laudato Si’” nos empuja a escuchar el grito de la madre tierra y el grito de los pobres, forzándonos, si hace falta, a hacer una inversión a U y a emprender nuevos caminos para llegar a un acuerdo con la realidad. Estamos invitados, más que antes, a adoptar un estilo de vida sencillo, a seguir vías de interconexión, solidaridad, comunión, armonía, espiritualidad más profunda, integridad de la vida y a un nuevo modo de educar”.

orto ispettoria INK

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.