Balasar (Portugal). El 13 de octubre de 2021, la Familia Salesiana celebra la memoria litúrgica de Alexandrina Maria da Costa, en el día de su nacimiento en el cielo, Salesiana Cooperadora portuguesa, declarada Beata por el Papa Juan Pablo II el 25 de abril de 2004.

Alexandrina nasce il 30 marzo 1904 a Balasar, in provincia di Oporto. All’età di 14 anni,  haciendo un gesto de coraje frente a quienes intentan atacarla, salta desde la ventana de la casa. Las consecuencias de la caída la llevan, cinco años después, a la parálisis total, que la obliga a la inmovilidad en el lecho por más de 30 años.

Pide la gracia de la curación, pero la Virgen le da la fuerza de aceptar y abrazar el sufrimiento por la salvación de las almas. Decía: “No tengo otro deseo que dar gloria a Dios y salvar las almas”.

Vive una intensa vida mística, en continua unión con Jesús presente en los Tabernáculos de todo el mundo. Su misión era, en efecto, ser como la lámpara del Tabernáculo, para hacer compañía a Jesús Eucaristía. Era una verdadera alma eucarística: a partir del 27 de marzo de 1942 deja de alimentarse, viviendo sólo de la Eucaristía. En los últimos años de su vida muchas personas, atraídas por la fama de santidad, la visitan y atribuyen la propia conversión a sus consejos.

Desde el 1944 el director espiritual de Alexandrina es don Umberto Pasquale, un Salesiano de Don Bosco que, constatando sus niveles espirituales, la anima a continuar dictando su diario. En aquel año se hace Salesiana Cooperadora y pide colocar el carnet de pertenencia “de modo de poderlo tener siempre bajo los ojos”: “Me siento unida a los Salesianos y a los Cooperadores de todo el mundo. ¡Cuántas veces miro mi carnet de pertenencia y ofrezco mis sufrimientos, unida a todos ellos, por la salvación de los jóvenes!”.

El 13 de octubre de 1955 – día en que en Portugal se recuerda la última aparición de la Virgen a los tres Pastorcitos en Fátima (1987) y se celebra la fiesta de la Virgen del Rosario – Alexandrina Maria da Costa muere en Balasar, donde es sepultada,  frente al Tabernáculo.

Es declarada Venerable el 21 de diciembre de 1995 y beatificada el 25 de abril de 2004 por Juan Pablo II, que en la homilía dice de ella:

“Llena y ardiente de amor, no quiere negar nada a su Salvador: desde su fuerte voluntad, lo acepta todo para demostrarle que lo ama. Según el ejemplo de la Beata Alexandrina, expresado en los tres verbos “sufrir, amar, reparar”, los cristianos puedan encontrar el estímulo y la motivación para enaltecer todo lo que la vida tiene de doloroso y triste por medio de la prueba de amor más grande: sacrificar la vida por quien se ama”.

Un Centro Internacional de Espiritualidad Salesiana y un Centro para Salesianos Cooperadores acogen a jóvenes y peregrinos que de todo el mundo llegan a Balasar, para rezar en los lugares de Alexandrina y profundizar su espiritualidad.

Que la Beata Alexandrina Maria da Costa interceda ante Dios por los buenos frutos del Capítulo General XXIV, que está en curso, del Instituto de las Hijas de María Auxiliadora.

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.