Magdeburgo (Alemania). Del 15 al 16 de septiembre de 2018 se llevó a cabo el Festival Don Bosco, organizado en cooperación entre la Oficina de Pastoral Juvenil de la Diócesis de Magdeburgo (Alemania) y el Centro juvenil Don Bosco, para celebrar el 25º aniversario del Zentrum Don Bosco.

La celebración se caracterizó por la alegría y la fe vividas en el espíritu salesiano. Participaron niños, jóvenes y ex alumnos del Centro juvenil, sus familias, las autoridades civiles y la diócesis de Magdeburgo. También estuvo presente Leopold Nowad, el Arzobispo emérito que invitó a las FMA a Magdeburgo.

Se inició la celebración la tarde del 15 de septiembre, con el saludo del Alcalde de la ciudad de Magdeburgo, el Señor Trumper, que agradeció el trabajo que se hace en el Centro Juvenil. “Sor Lydia es una mujer fuerte y valiente como para llevar a cabo cualquier cosa que se le ponga delante”, dijo el Señor Trumper.

En representación de la Madre estuvo presente Sor Runita Borja. En su saludo dijo: “Estos días nos enseñan que colaborar juntos es posible a pesar de las diferencias de religión, de ideologías, opiniones e ideas, cuando se mira a la misma meta – el bien de los jóvenes.”

Durante la fiesta la gente visitó la muestra, preparada para la ocasión, en la cual se cuenta la historia de los 25 años del Zentrum Don Bosco.

Por la tarde se representó una obra de teatro titulada El hombre, Don Bosco, fruto de la colaboración de dos artistas que leyeron la vida de Don Bosco y observaron la misión de las FMA en Magdeburgo. La representación evidenció los elementos esenciales del Sistema Preventivo, narrando el Sueño de los nueve años y la relación entre Don Bosco y Maria Mazzarello.

Por la tarde un grupo de la Familia Salesiana implicó a la gente en la fiesta con los cantos salesianos.

El domingo, el Obispo de Magdeburgo, Gerhard Feige celebró la Eucaristía con la comunidad parroquial. Estaban presentes también el párroco y los hermanos salesianos de Calhorn y Chemnitz.

El Obispo Feige en la homilía se expresó así: “Don Bosco decía que cada niño, cada joven, es una piedra preciosa. A penas bienvenido a la tierra ya apreciamos su belleza y sus colores. Esto ha caracterizado desde siempre la misión de las FMA. El Zentrum Don Bosco es un lugar donde se capta el bien y se transmite concretamente el amor de Dios. Don Bosco y Maria Mazzarello conocían la fuente de la verdadera alegría. Ellos sabían que eran amados por Dios, de manera filial. Nos deseamos permanecer como niños delante de Dios e imitar a Don Bosco y Maria Mazzarello.

Al final de la celebración Sor Rita Breuer leyó los augurios de la Madre general Sor Yvonne Reungoat y Sor Petra Egeling, Vicaria inspectorial, los de la Inspectora Sor Maria Maul.

Un recuerdo de los festejos son los grafiti realizados por cuatro muchachas junto a un estudiante de la Universidad de Magdeburgo, en la pared del Centro Juvenil. Son una invitación a entrar y visitar la comunidad con el corazón y la mente para hacer experiencia de espíritu de familia.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.