Madrid (Eapaña). El 3 de enero de 2021 las Comunidades FMA de la Inspectoría María Auxiliadora (SPA), en el ámbito del segundo año de preparación al 150º de la Fundación del Instituto FMA, participaron en un encuentro online animado por sor Alaide Deretti, Consejera Mundial para las Misiones, sobre el tema: “Nuevas fronteras de la misión en el Instituto”.

En la parte introductoria, sor Alaide mostró el rostro misionero del Instituto FMA, también en tiempos de pandemia de Covid-19. Desde los orígenes, el Instituto ha acogido el mandato misionero de Jesús: “Id a todo el mundo y proclamad el Evangelio a todas las criaturas” (Mc 16,15). En las Cartas de Madre Mazzarello, que hubiera querido ir a las misiones, se lee su ardor misionero y la atención específica de las FMA de las primeras expediciones. En su presentación, Sor Alaide Deretti compartió algunas experiencias que hacen visible cómo el Instituto busca hoy responder a las nuevas situaciones generadas por la pandemia.

La Consejera para las Misiones presentó después la actual expansión misionera del Instituto, dando a conocer las fundaciones más significativas que responden a situaciones de vulnerabilidad y otras en vía de apertura: las presencias en Nepal, en Nigeria, en Burkina Faso, la nueva Comunidad en la República Democrática del Congo, la atención de las FMA a los migrantes en Méjico, en el confín con los Estados Unidos, y en Thailandia, en el confín con Myanmar.

La presentación de algunas figuras significativas de misioneras ad/inter gentes fue el contenido de la sesión de la tarde, con el perfil de FMA, como sor Carolina Mazzarello, sobrina nieta de Madre Mazzarello, misionera por más de 40 años en Chile; de sor Carla Baietta, muerta a la edad de 103 años después de haber gastado su vida durante 74 años en las misiones, 6 en Portugal y 68 en Mozambique; de sor Nancy Pereira, sor Amparo Carbonell y sor Carmen Moreno. Hijas de María Auxiliadora que, en su propia tierra o en tierras lejanas, tuvieron la sensibilidad y la disponibilidad en el encuentro con los otros, haciendo visibles las enseñanzas de Jesús con su testimonio, como aclara la narración de la experiencia de sor Nicolina Viano, misionera FMA en la India:

“¿De qué manera has atraído a las personas a Cristo allí?”. Sonriendo respondió: “No he hablado casi nunca directamente de Jesús. He esperado que me preguntaran por Él. Cuando en los hospitales, en las leproserías, en las horas de dolor, las personas encuentran una hermana que desempeña un servicio humilde, sienten la fascinación del Cristo vivo, hoy más que nunca vivo en las calles del mundo. Después uno te pregunta: “Háblame de tu Dios”; y otro: “Tu Dios debe ser muy bueno si eres siempre tan dulce y paciente”; y otro: “Ayúdame, quiero ir al cielo de tu Dios”. “¿Es precisamente el testimonio de la caridad lo que ilumina el camino?” “Sí”, respondió sor Nicolina Viano. (Del Boletín Salesiano -1 de febrero de 1979)

Sr. Alaide Deretti concluyó su intervención con el augurio a las Comunidades de la Inspectoría SPA:

«Haced todo lo que Él os diga» (Jn 2,5). Dejémonos guiar por María, la primera evangelizada y evangelizadora. Ella nos abre a un nuevo dinamismo misionero. Aquel dinamismo que ayuda a los jóvenes a vivir el encuentro con Jesús para que sean a su vez misioneros, protagonistas de la evangelización, del anuncio de Jesús a otros jóvenes. ¡Qué bello es cuando los jóvenes se convierten en “caminantes de la fe” (EG n. 106), felices de llevar a Jesús a cada calle, a cada plaza, a cada ángulo de la tierra!”

Nos auguramos vivir con entusiasmo un nuevo aliento misionero en nuestra cotidiana misión y que nada pueda robarnos el entusiasmo misionero, “la dulce y confortante alegría de evangelizar” (EG n.10)”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.