Roma (Italia). El 26 de diciembre de 2020, el Rector Mayor de los Salesianos de Don Bosco, Don Ángel Fernández Artime, presentó el Aguinaldo 2021 “Movidos por la esperanza”: “He aquí que yo hago nuevas todas las cosas” (Ap 21,5)» a la Familia Salesiana.

 Por la tarde el Rector Mayor compartió el tema del Aguinaldo 2021 con un grupo de Hijas de María Auxiliadora en la Casa Generalicia FMA en Roma.

Con un video de presentación del Aguinaldo 2021, realizado por el Dicasterio de la Comunicación Social, por ANS y por el Equipo de Producción IME Comunicación Srl, se introdujo la reflexión sobre la Esperanza. Ambientado en la ciudad de Nápoles (Italia), con una serie de imágenes y testimonios de jóvenes y de educadores/as, se presentaron las problemáticas y las dificultades de la sociedad actual: dignidad, integración, soledad, injusticia, pobreza y algunos lugares y experiencias para aprender y ejercitar la esperanza hoy.

Don Ángel, dejándose interpelar por algunas preguntas, propuso una conversación sobre los temas principales del Aguinaldo 2021.

Interpelados por la realidad mundial
No se puede ignorar la realidad mundial y, por tanto, como Familia Salesiana y como cristianos ¿qué respuestas debemos dar para continuar expresando la certeza de estar “movidos por la esperanza”? Es Dios en su Espíritu quien hace “nuevas todas las cosas”. Como Familia Salesiana debemos reflejar el amor de Dios, aquella luz que hace nuevas todas las cosas, ser rayo de esperanza, la mano que ayuda a cambiar valores y visiones. Transformar las dificultades en oportunidades para buscar autenticidad y encuentro verdadero y transformador.

¿Cómo favorecer la comunión, unir los esfuerzos para una sociedad más justa y mejor? Don Bosco vivió toda su vida movido por la esperanza, afrontando muchas situaciones dolorosas. Enseñó que el camino de la fe y de la esperanza da la fuerza y el coraje para actuar y obtener cambios.
Don Bosco miraba más allá de los problemas, y su fuerza era la fe y la esperanza. La respuesta salesiana al momento presente es proponer un camino de fe auténtica y acogerse a la esperanza, en la certeza de que Dios es cercano, sostiene y acompaña.

Testimoniar la esperanza
– En el entusiasmar a los jóvenes a vivir la vida como una fiesta y la fe como felicidad.
– En la oración, como escuela de esperanza, donde se renueva el encuentro con Dios, el Amor que salva. Plegaria que es escucha y encuentro, transforma y abre mente y corazón al servicio, a la solidaridad y a la paz.
– En el obrar, en el vivir el sentido de las dificultades de la vida cotidiana, comprometiéndose a transformar situaciones de precariedad, de hambre, de pobreza, en vida plena para los otros y para los jóvenes.
– En el sufrimiento, dejándose educar por Dios, para superar los momentos más difíciles dando “un paso más adelante”.
– Reconociéndose en el dolor del otro, abriéndose a la solidaridad, a la fraternidad humana como lo hizo Madre Maddalena Morano fma. que gastó toda su existencia para los más pobres, los más necesitados y marginados, siempre con una mirada de esperanza.

Con María, Estrella de la Esperanza
Mirar a María, que en su a Dios desveló toda esperanza para la humanidad. Experimentó la soledad en el anuncio del Ángel, el sufrimiento al ver el hijo incomprendido, rechazado, conoció el dolor junto a la Cruz, pero siguió siendo junto a los discípulos “Madre de la Esperanza”.

La Madre General del Instituto de las FMA, sor Yvonne Reungoat, concluye: “La esperanza es un don de Dios y un compromiso para que la traduzcamos concretamente como Familia Salesiana, uniendo las muchas luces de esperanza presentes en los corazones de los más pobres en todo el mundo”.

Por la tarde, desde la Facultad de Ciencias de la Comunicación de la Universidad Pontificia Salesiana – Roma, en directo streaming en el canal Facebook Ans, con comentarios en cinco lenguas, se lanzó el video de presentación del Aguinaldo 2021 “Movidos por la Esperanza”.

En una entrevista el Rector Mayor regaló a toda la Familia Salesiana palabras de esperanza y de compromiso:

  • Crecer en humanidad, aprender lo esencial de la vida y tener una mirada previsora.
  • Animarse a vivir la esperanza, llevarla allí donde se está y donde se actúa. La esperanza no es sólo un mirar adelante, es para aquí y para el hoy de la cotidianidad, y la Familia Salesiana está llamada a hacer elecciones concretas para estar al lado de los jóvenes, los pobres y los excluidos.
  • Alimentar el ser amados por Dios para siempre. Testimoniar a todos quién es la razón de la Esperanza, el Dios de Jesucristo y su Evangelio.
  • Caminar juntos como Familia Salesiana para continuar realizando, en el hoy, el sueño de Don Bosco, en la certeza de que es Dios quien “hace nuevas todas las cosas”.

“La esperanza es la luz nueva que se refleja a través de nuestros ojos.
ILUMINEMOS ESTE MUNDO JUNTOS”.

 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.