Catania (Italia).  El 4 de septiembre de 2019, día en que Sicilia festeja a Santa Rosalía, en la Inspectoría sícula “Madre Maddalena Morano” (ISI) fueron acogidas Madre Yvonne Reungoat, la Vicaria general sor Chiara Cazzuola, la Consejera Visitadora sor Peče Marija, la Consejera para la Administración sor Vilma Tallone y la Consejera para la Pastoral Juvenil sor Borja Runita.

En el precioso patio de la Inspectoría las esperaban la Inspectora Sor Maria Pisciotta, las Consejeras inspectoriales, la Comunidad María Auxiliadora y la Comunidad Madre Morano en Catania. Un ramo de rosas rojas que sor Angela Gulizia ofreció a la Madre hacía visible el afecto y la alegría de la acogida.

El objetivo de la visita fue:

  • sostener, animar, suscitar respuestas alimentando la esperanza para una recuperación de la organización de la Inspectoría y hacer más significativas las obras.

El análisis de la visita de la Visitadora sor Marija Peče, en la cual se evidenciaron potencialidades de bien y recursos y también algunas fragilidades, mostró la exigencia de:

  • a partir del encuentro-confrontación con el grupo de trabajo de la ConMisión, con las Directoras y con el Consejo Inspectorial, comprender en qué dirección la Inspectoría va a proceder para sostener las decisiones y las opciones.

La Madre y sus Consejeras por la mañana se encontraron con el grupo de trabajo de la Con-Misión que presentó el trabajo llevado a cabo.

Por la tarde, con las directoras, la Madre reanudó la reflexión del grupo de trabajo de la Con-Misión y los tres caminos indicados por Sr. Marija en el informe entregado al final de la visita canónica.

La jornada concluyó con la Celebración Eucarística, presidida por Don Marcello Mazzeo, sdb.

Al final, la Madre dio las buenas noches a todas las comunidades vecinas a la casa inspectrorial en Catania y a las Directoras presentes. Dijo que la vida de comunión y de fraternidad es misión y animó a continuar cuidando las buenas relaciones y la asistencia salesiana características del Sistema Preventivo.

En la mañana del 5 de septiembre, la Madre y las Consejeras se reunieron con el Consejo Inspectorial. Después del saludo de la Inspectora, Sor Maria Pisciotta, la Madre, citando los artículos de las Constituciones, recordó cuáles son las tareas del Consejo Inspectorial, animando a las consejeras a ser siempre luz para los jóvenes sicilianos. Citando la frase de una joven, pronunciada en la reunión del grupo operativo de la “Con-Missione”, quien dijo que no se puede perder la esperanza, porque si  los educadores pierden la esperanza “los jóvenes están perdidos”. La Madre exhortó a caminar juntos, FMA y laicos, invitando al cambio de mentalidad,  animando al trabajo en sinergia. Invitó además, a considerar  este tiempo de precariedad como una oportunidad para elegir la pobreza. Hoy, subrayó la Madre, es importante dar signos de esperanza, aunque sean pocos y en  pequeños pasos.

En la tarde, la Madre, Sor Chiara y Sor Vilma se reunieron con las hermanas de 1 a 20 años de profesión. Las FMA después de un saludo breve y luego de haber escuchado una reflexión realizada por la Madre, hicieron preguntas, subrayando la incerteza del presente, que refleja el clima social, y pidiendo orientaciones para el futuro. Se resaltaron las exigencias de la Vida Consagrada, el compromiso de reavivar – tras las huellas de Don Bosco y Madre Mazzarello, y en Sicilia, también de Madre Magdalena Morano – el carisma, partiendo de las necesidades de la misión. “Es necesario crear sinergia, para que los jóvenes tengan puntos de referencia, signos de esperanza y vida en abundancia. Comprometerse con una lectura creyente de la vida. Finalmente se confiaron a María Auxiliadora para que bendiga y acompañe todo deseo de bien”.

FlickrFMA

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.