Manila (Filippine) El 12 de enero de 2020 el volcán Taal en la provincia de Batangas, en la costa occidental de la isla de Luzón, en las Filipinas, comenzó a estallar, con un nivel de alerta 4 (5 es el más alto) y las personas que viven en el radio de 14 quilómetros fueron evacuadas. La caída de cenizas ha sido sustancial en las cuatro Casas de las Comunidades de las Hijas de María Auxiliadora en Laguna, alcanzando en parte también a las cuatro Casas FMA en Manila. El nivel de alerta se ha bajado a 3, pero las personas que tienen viviendas en el radio de siete quilómetros no pueden aún volver a sus casas. Muchas casas han sido destruidas por el sisma volcánico y por la caída de cenizas. En total, casi 400.000 personas han sido afectadas por la erupción.

En los primeros días, algunas FMA de la Casa Inspectorial de Manila con los voluntarios VIDES fueron al lugar para encontrarse con las familias y para recoger datos referentes a las necesidades más urgentes. Como asistencia inicial, distribuyeron algunos paquetes de comida.

Para hacer frente a la gestión de las catástrofes, las FMA de la Inspectoría FIL constituyeron una unidad operativa (Task Force) que el 18 de enero se reunió para la planificación de las operaciones de rescate. Fueron designadas dos escuelas como centros para la recogida de bienes de primera necesidad: la Don Bosco School de Manila y la Mary Help of Christians College de Laguna.

La Task Force FMA, junto a las ocho Comunidades Educativas de las FMA de Manila, Laguna y Mindoro, el 26 de enero de 2020 coordinó además una jornada de alivio que se tuvo en la Parroquia de San Lorenzo Ruiz en Taysan (Batangas), a cerca de 3 horas de auto desde Manila. Las FMA  escogieron esta Parroquia, porque ha sido la menos atendida por la asistencia recomendada por la Comisión de Acción Social de la Archidiócesis de Lipa (Batangas). Los parroquianos han abierto sus casas a 400 desplazados.

giornata soccorso task force FMA Filippine

La jornada se inició con la Santa Misa, inmediatamente seguida de diversas actividades simultáneas: las jóvenes FMA en formación animaron los juegos para los niños, cinco médicos y tres dentistas prestaron su servicio gratuito para los socorros médicos, las FMA proporcionaron medicinas gratuitas.

Las víctimas fueron acompañadas por FMA y por Asistentes Sociales laicos, compartiendo en pequeños grupos, para dar a conocer los traumas, pero también los recursos internos para afrontar la calamidad en la fe.

La comida para 600 personas la  llevó la comunidad FMA de la isla de Mindoro – a unas 2 horas de barco y una hora de auto de distancia – para ser cocinada en el lugar.

La última actividad fue la distribución de preparación de envasado de alimentos, artículos para la higiene personal, ropa de cama y otra ropa, mascarillas contra el polvo para la cara y otros materiales de primera necesidad, hecho posible todo ello por la generosidad de los miembros de las Comunidades Educativas y de algunas empresas.

También las tres Escuelas de las FMA respondieron a la necesidad de operaciones de rescate. Profesores y alumnos del Colegio de Laguna, de la Don Bosco School de Manila y de la Mary Help of Christians School de Pampanga fueron a los lugares más afectados para ayudar. Las Comunidades de las FMA más distantes de los centros de evacuación, enviaron bienes para ayudar a las operaciones de rescate organizadas por las respectivas Diócesis. Las FMA promovieron además Bolsas de estudio para los Universitarios desplazados, para permitirles continuar estudiando.

En total, cerca de 1000 desplazados fueron ayudados por las FMA y por las Comunidades Educativas. Están previstas otras iniciativas en el curso de las próximas semanas.

El video de la jornada de alivio coordinada por la Task Force FMA:

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.