Roma (Italia).  Los autores de los textos y de los dibujos que comentarán el  Vía Crucis que el Papa Francisco presidirá, el 2 de abril de 2021, en Roma en la explanada de la Basílica de San Pedro son de niños y niñas, muchachos y muchachas del Grupo Scout Agesci “Foligno I” (Umbría), de la Parroquia romana Santi Martiri di Uganda y de dos casas familia, Mater Divini Amoris y Tetto Casal Fattoria, de Roma.

El Via Crucis semanal es una cita significativa en el camino de Cuaresma, para acompañar a Jesús en el camino de la Cruz, con la mirada puesta en las necesidades del mundo, y para entrar gradualmente en el Misterio pascual.

Algunos de los niños y muchachos, autores de las meditaciones, acompañarán al Papa a lo largo de las 14 estaciones, leyendo los comentarios y las  plegarias, fruto de las reflexiones concretas sacadas de su vida cotidiana: la opción de no intervenir en la  defensa de un amigo, el escarnio a un compañero de clase, el pequeño fracaso de un mal voto, son algunos de los episodios contados con la confianza de los pequeños en Jesús: “Tú has sido niño como nosotros”.

Como expresan ellos mismos en el texto de introducción, la experiencia de la Cruz no queda lejos a los niños: “Querido Jesús, Tú sabes que también nosotros niños tenemos cruces, que no son ni más ligeras ni más pesadas que las de los mayores, pero son verdaderas cruces, que sentimos pesadas incluso por la noche. Y sólo Tú lo sabes y las tomas en serio”.

Las meditaciones, escritas con sencillez de niños y muchachos, tocan profundamente el corazón y son una ocasión para pensar, para convertirse y para desear un mundo más justo y feliz para todos.

En la Audiencia del Miércoles Santo, el 31 de marzo de 2021, el pensamiento  del Papa Francisco voló también hacia los niños, a muchos pequeños “crucificados”, víctimas inocentes que mueren de hambre, que no tienen educación y “sólo de Él pueden recibir el consuelo y el sentido de su sufrimiento”.

En las Celebraciones pascuales de este año, aún marcado por la pandemia de Covid-19, la Cruz de Cristo es “signo de la esperanza que no decepciona”:

“Queridos hermanos y hermanas, también este año viviremos las celebraciones pascuales en el contexto de la pandemia. En muchas situaciones de sufrimiento, especialmente cuando quienes las padecen son personas, familias y poblaciones ya probadas por la pobreza, calamidades o conflictos, la Cruz de Cristo es como un faro que indica el puerto a las naves aún alejadas en el mar en tempestad. La Cruz de Cristo es el signo de la esperanza que no decepciona; y nos dice que ni tan sólo una lágrima, ni un gemido se pierden en el designio de salvación de Dios”.

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.