Educazione per la pace e lo sviluppo

Ginebra (Suiza). El 24 de enero de 2019, con ocasión de la Primera Jornada Mundial de la Educación, se desarrolló en la Oficina de las Naciones Unidas en Ginebra (UNOG) la Mesa Redonda “Educación para la paz y el desarrollo”.

La Jornada Mundial de la Educación fue instituida por las Naciones Unidas para  sensibilizar a la opinión mundial sobre el tema de las emergencias educativas.

Según los datos UNICEF del 2018 son cerca de 262 millones los niños y adolescentes en el mundo que no pueden ir a la escuela, 617 millones de niños y adolescentes que no pueden leer y aprender matemáticas básicas, menos del 40% de las chicas en África subsahariana acaba la escuela secundaria inferior y cerca de 4 millones de niños y jóvenes refugiados no van a la escuela a causa de los conflictos y de la pobreza.

La Dra. Audrey Azoulay, Directora General de la UNESCO, en su Mensaje para la Jornada escribe: “Sin una instrucción de cualidad inclusiva y justa disponible a lo largo del arco de la vida para todos, los países no podrán romper el ciclo de la pobreza que está dejando detrás de sí millones de niños, jóvenes y adultos. No llegaremos a mitigar los cambios climáticos, a adaptarnos a la revolución tecnológica, y tanto menos a conseguir la igualdad de género, sin un compromiso político ambicioso por la instrucción universal. Esta jornada es la ocasión de reafirmar los principios fundamentales. En primer lugar, la educación es un derecho humano, un bien público y una responsabilidad pública. En segundo lugar, la instrucción es la fuerza más potente en nuestras manos para garantizar mejorías significativas en la salud, para estimular el crecimiento económico, para desbloquear el potencial y la innovación que  necesitamos para construir sociedades más resistentes y sostenibles.”

En la Mesa Redonda “Educación para la paz y el desarrollo” se reflexionó sobre la cualidad de la instrucción para encaminarnos hacia la paz y el desarrollo en el mundo; para eliminar la pobreza, conseguir la sostenibilidad ambiental y construir sociedades pacíficas y justas.

En el evento participaron un gran número de Estados y los representantes de la sociedad civil. El Dr. Omar Zniber, Embajador y Representante Permanente de Marruecos en la UNOG, subrayó la importancia de la instrucción no formal y formal, ayudar a un educador, formador o animador a que ofrezca apoyo durante el proceso completo de aprendizaje.

El Dr. Tahir Hussain Andrabi, Embajador y Representante Permanente de Pakistán en la UNOG, dijo que hace falta favorecer de modo especial la instrucción de las muchachas en la Escuela Primaria e incrementar la instrucción femenina.

Mr. Carl Hallergard, Embajador de la Unión Europea y Delegado UE en la UNOG, sostuvo que la Unión Europea valora la instrucción como apoyo a la cooperación internacional y al desarrollo de los valores de libertad, democracia, derechos humanos.

La Dra. Maria Lucia Uribe, Presidenta de Arigatou Internacional en Ginebra, hablando del  ciberbullying y de las nuevas formas de violencia entre pares, puso en evidencia la necesidad de proporcionar a los menores un sentido de pertenencia, un aprendizaje interreligioso que pueda enriquecerlos y un modelo de ciudadanía global que pueda guiarlos.

El reto es una educación integral, inclusiva y accesible a todos que ha de permitir el empoderamiento de niños y jóvenes, reforzar la igualdad de género, combatir el odio y la intolerancia, mejorar la salud y proteger los recursos del Planeta. Es ésta la llamada para muchas Hijas de María Auxiliadora comprometidas en la Instrucción en muchas naciones, para que respondan con alegría y audacia a una educación sistemática, permitiendo a los jóvenes, sobre todo de las clases populares, adquirir las herramientas para acceder a los circuitos de la cultura.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.