Campos dos Goytacazes (Brasil)  Frente a la pandemia del Covid-19, los Institutos Superiores del Centro Educativo de María Auxiliadora (ISECENSA) entran en acción para llevar su contribución. Los maestros de los cursos de Enfermería y de Fisioterapia, con carácter voluntario, se han asociado como “Formiquinhas do Bem” para la producción de camisas protectoras y máscaras faciales para dar a los trabajadores sanitarios de Campos dos Goytacazes y de la Región de Rio de Janeiro (Brasil). En una primea fase, un grupo de 300 sastres han realizado las camisas utilizando el material recogido de los profesores y de la Comunidad del campus universitario. Después, los laboratorios ISECENSA se han ocupado del embalaje y de la esterilización. “La utilización del autoclave da garantía a la esterilización del material que será utilizado por los profesionales que están en primera línea en las curas de los pacientes afectados de coronavirus” – explica Felipe Jorge, coordinador del curso de Fisioterapia.

También los cursos de Arquitectura, de Urbanística y de Ingeniería de la producción se han adherido a la iniciativa: en el interior del laboratorio, estudiantes y profesores producen pantallas faciales  a través de impresoras 3D y corte por láser. Según Pompilio Reis, coordinador del curso de Ingeniería de la Producción, “Las pantallas faciales respetan los estandards y los requisitos de ANVISA (agencia de reglamentación sanitaria brasileña) y contribuyen en este momento a la necesidad de EPP”.

“El compromiso de todos es fundamental para afrontar este momento. Nuestra intención es mantener la producción mientras estemos dentro de la pandemia” – afirma la coordinadora del Curso de Enfermería, Aline Marques. La atención de ISECENSA es también en las relaciones de la economía, muy castigada por la pandemia del Covid-19. En esta dirección, un partner CENSA está recogiendo alimentos a través de los padres de los estudiantes, para crear y distribuir paquetes de alimentos de base para la comunidad de Tamarindo. Los residentes del lugar son esencialmente trabajadores a jornada y vendedores ambulantes que, al momento, están en aislamiento  y no pueden trabajar. Los materiales para la higiene y la limpieza han sido dados también al Centro Monsignor Severino y los alimentos a la Congregación de las Hermanas Redentoristas, que distribuyen comidas ordinarias a las personas sin hogar. “Siguiendo a nuestros fundadores Don Bosco y Madre Mazzarello, como Como Comunidades Educativas, somos solidarias con nuestros hermanos” – afirma Sor Rosa Idalia Pesca, directora del CENSA.

A través de las redes sociales, hay otras propuestas de ejercicios físicos, lecturas, cursos, videos motivacionales, didáctica online, grupos de discusión, actuaciones artísticas de los estudiantes y, sobre todo, las redes sociales mantienen unida a la comunidad por medio de la oración. Todos los profesores de los Cursos participan publicando contenidos sobre la propia área. El material se recoge en una newsletter, denominada Bollettino P&D, disponible no sólo para estudiantes y profesores, sino también para los externos, como recurso para afrontar el período de aislamiento.

“Como educadores salesianos, seguimos el principio de la solidaridad y no debemos descuidar este momento único que estamos viviendo. Debemos mantenernos fuertes para superar esta crisis y esto será posible sólo con la participación de todos. No somos vecinos físicamente, sino que estamos unidos” – ha declarado Elizabeth Landim, vice-directora de CENSA y ISECENSA.

“Creemos que de nuestro compromiso común saldremos más fuertes y más ricos en humanidad cristiana. Estamos viviendo una verdadera Pascua”, afirma sor Suraya Chaloub, directora de ISECENSA.

Foto: Flickr FMA

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.