Hlaing Thar Yar (Myanmar). El 6 de enero de 2020 fue bendecida la nueva Casa de la Comunidad de las Hijas de María Auxiliadora “San Juan Bosco” en Hlaing Thar Yar – Myanmar, en la Inspectoría “Maria Nuestra Ayuda” en Camboya-Myanmar (CMY).

Casa FMA a Hlaing Thar Yar - Myanmar

Si el Señor no construye la casa, en vano se afanan los constructores” (Sl. 126). El versículo del Salmo resonó en los corazones gozosos y agradecidos de los presentes durante la bendición de la nueva Casa de la Comunidad San Juan Bosco en Hlaing Thar Yar – Myanmar. El Señor sugirió a unos generosos bienhechores hacer don de esta nueva casa que acogerá a jóvenes mujeres y niños en Hlaing Thar Yar. Presidió la ceremonia de bendición Don Carlo Travaglino y Don Giordano Piccinotti, SDB de la Fundación Obras de Don Bosco en el Mundo que ha ayudado a realizar el sueño de promover la formación de los niños, jóvenes y familias pobres en un lugar más seguro y digno.

En la ceremonia estuvieron presentes la Inspectora sor Jessica Salvaña FMA, las Directoras y Representantes de las Comunidades del Myanmar, Padre William Matthews, SDB, Inspector de Australia – AUL, Padre Bosco Yar Aung, SDB, Vicario de la Inspectoría SDB de Myanmar, Padre Michael Tuling, SDB, Párroco de Hlaing Thar Yar, Padre Edward Sein Myint, SDB, Padre Peter Louis, SDB, Padre Leo Maung, SDB y otros invitados. Después de la ceremonia de bendición, tuvieron la Celebración Eucarística presidida por P. Michael Tuling, SDB.

Después de la Celebración Eucarística, los niños de la Escuela de la Infancia, los de

después de la escuela y los de la catequesis siguieron algunas danzas y cantos de acción de gracias. Como conclusión sor Jessica entregó a los bienhechores las placas de reconocimiento con un mensaje de gratitud por el apoyo y la contribución al ofrecer estructuras adecuadas, que darán a los niños y a las jóvenes mujeres un lugar donde poder recibir una educación y formación integral. Don Carlo se dirigió a los niños diciendo que “su corazón está lleno de alegría porque ha podido dar a los niños de Hlaing Thar Yar la herencia recibida de su familia ya en el cielo”.

Todos manifestaron gratitud al Señor por Su continua bondad y providencia experimentadas en la vida cotidiana, y en esta ocasión de modo particular por la bendición de la nueva Casa y del nuevo Centro.

La fiesta concluyó con un momento de convivencia fraterna y la comida preparada y servida por las estudiantes de la Escuela del Albergue de la Comunidad Auxilium de Yangon. “Dad gracias al Señor porque Él es bueno, porque Su amor dura por siempre” Sl. 135).

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.