Mornese (Italia) El 5 de agosto de 2020, en el Santuario de Santa Maria Domenica Mazzarello en Mornese (AL), nueve hijas de María Auxiliadora de la Visitaduría Maria Madre della Chiesa (RMC), provenientes de diversas partes del mundo, emitieron la Profesión Perpetua en las manos de la Madre General, sor Yvonne Reungoat.

Las nueve FMA profesaron al término de los Ejercicios Espirituales vividos en Mornese, en la fecha significativa del 145º aniversario del nacimiento del Instituto de las FMA, en el inicio oficial del secondo anno in preparazione al 150° di Fondazione (1872-2022).

La solemne Celebración, en la que estaba presente la Superiora de la Visitaduría, sor María del Carmen Canales Calzadilla y una representación de todas las Comunidades RMC, estuvo presidida por el Rector Mayor de los Salesianos de Don Bosco, Don Ángel Fernández Artime, que recordó: “Un día, como hoy, del 1872, con la presencia del Obispo, Don Bosco vino para dar comienzo a la primera Comunidad, a aquella semilla que hoy es el Instituto de las Hijas de María Auxiliadora. Hoy vosotras tomáis esta luz que, por gracia de Dios, expresa que el carisma salesiano vivido en la fidelidad es un don precioso para la Iglesia, para las chicas, para los jóvenes del mundo”.

Prostrazione Professioni Perpetue RMC a Mornese

La Profesión Perpetua es un acto público y eclesial, una consagración definitiva que compromete a las FMA a darse totalmente a Dios, amado sobre todas las cosas, en el gozoso servicio a los jóvenes y a las jóvenes, según el espíritu del sistema Preventivo de san Juan Bosco y de Santa Maria Domenica Mazzarello.

La Celebración se caracterizó por los gestos y las danzas, expresiones de la multiculturalidad de las Profesas Perpetuas, en torno a los símbolos característicos del texto del Evangelio de las Bodas de Caná, según el lema elegido: “Lo que os diga, hacedlo(Jn 2,5).

En la homilía, el Rector Mayor dirigió a las nuevas Profesas Perpetuas este deseo: “Encuentro bellísima vuestra consagración en una alianza de amor, que es para dar fruto de vida en medio de las chicas, los jóvenes, las familias, para hacer que nuestras ánforas de agua puedan estar llenas de buen vino de vida, de compasión, de ternura, de fraternidad. Que el Espíritu Santo hoy nos llene de su Presencia y el Dios que hace mover todas las cosas reavive el sueño de tener Hijas de María Auxiliadora con aquel fuego que, en su sencillez, tenía Madre Mazzarello”.

Al final del Rito, las nuevas Profesas Perpetuas expresaron su alabanza y agradecimiento danzando con las notas del Magnificat.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.