Santiago (Chile) El 7 de marzo de 2020 era esperada en el aeropuerto de esta ciudad sor Silvia Boullosa, Consejera visitadora, para el inicio de su Visita Canónica a las Comunidades de las Hijas de María Auxiliadora de la Inspectoría chilena San Gabriel Arcángel (CIL). Allí estaban la Inspectora, sor Ximena Oyarzo Mansilla, la Vicaria Inspectorial, sor Rosa Suazo y las Consejeras sor Luxía Rosada, sor Viviana Donoso y sor Paola Aspelgreen. A la llegada a la casa Inspectorial, sor Susana Díaz, directora de la Comunidad, junto a algunas FMA representantes de las Comunidades de Santiago y de las ciudades vecinas, puso bajo la protección de María el encuentro de Chile. A partir del texto bíblico de la Visitación (Lc 1, 39 – 56), recordó el espíritu de las visitas de los orígenes:

 “Madre Mazzarello, por medio de las sugerencias y el ejemplo de Don Bosco, sabía que las visitas pueden promover la comunión entre las hermanas y en las comunidades. Así, como peregrina continuamente en viaje, buscaba promover comunidades en continua conversión, donde se vivía la caridad, en las cuales el amor de Dios, percibido y nutrido cotidianamente, era la fuerza regeneradora de la vida fraterna y apostólica. Estos momentos eran vividos como un tiempo de comunión, encuentro y gozo. Hacía la visita con amor y sabía acoger pequeños gestos y necesidades, llegando a cada una personalmente. Lo consideraba una ocasión de comunicación directa con las hermanas con las cuales no tenía contactos diarios.”

La mañana del 8 de marzo, en la Celebración Eucarística presidida por don Julio Orrego, Salesiano de Don Bosco, sor Silvia Boullosa puso la medalla a María Ignacia Garcés Martínez, ex estudiante del Liceo José Miguel Infante de Santiago, que comenzó el Período de Verifica y Orientación (PVO) en el Instituto de las Hijas de María Auxiladora. Después terminó la jornada encontrándose con la Inspectora, las Consejeras inspectoriales y las Animadoras de Comunidad. El 9 de marzo continuó el encuentro de sinergia con el Consejo ampliado y las Directoras. Por la tarde, se encontró con los representantes de la Familia Salesiana, que se habían reunido pese a las dificultades y los temores a causa de los desórdenes civiles en el momento en Santiago. La Eucaristía fue presidida por don José Toledo, Ecónomo Inspectorial de los Salesianos de Don Bosco y concelebrada por los hermanos salesianos de las comunidades de Santiago. Al final de la celebración, sor Silvia se dirigió a los presentes con un canto de bendición por la realidad chilena. Por la tarde y la mañana del 10 de marzo, sor Silvia se encontró con las FMA Junioras.

Después de los primeros encuentros de animación con algunos grupos, inició la visita a las comunidades, en la incertidumbre debida a la epidemia sanitaria del Coronavirus que ha llegado al País. Por este motivo, a causa de las varias restricciones preventivas dadas por las autoridades civiles y eclesiásticas, se decidió que sor Silvia Bullosa evitase los viajes y que visitase, en persona, sólo las Comunidades FMA de Santiago. Pudo, así, encontrarse con las comunidades de: Renca, B. Maria Troncatti (10 e 11 marzo) y B. Laura Vicuña (15 e 16 marzo), El Bosque Health House S. Maria D. Mazzarello (12-14 marzo), Lo Prado B. Laura Vicuña (17 marzo), Santiago Maria Ausiliatrice y Josè Miguel Infante (22 e 23 marzo) y San Michele de San Miguel (26 marzo). Entretanto, las medidas de seguridad han continuado aumentando, no sólo en Chile, sino en todo el País, con cuarentena, toque de queda, clausura de las fronteras y otras medidas de seguridad.

En este contexto, para continuar la Visita Canónica, se hizo necesario predisponer y adaptar los medios de comunicación posibles, para poder desarrollar videoconferencias comunitarias y personales. Mientras se encontraba en Santiago, sor Silvia tuvo encuentros virtuales con las Comunidades de Iquique (18 y 19 de marzo), de Santa Cruz (21 de marzo) y de Maipú (24 de marzo)

El itinerario de la Visita Canónica, originariamente programado del 7 marzo al 25 de mayo, tuvo que ser adaptado a la realidad contingente, ya que el 27 de marzo sor Silvia fue llamada, a través del consulado uruguayo, a entrar a Montevideo (Uruguay), la ciudad en que se encontraba antes de llegar a Chile. Ante esta situación, la Inspectora, sor Ximena Oyarzo, en su circular N.21, agradeció a cada hermana de la Inspectoría chilena su disponibilidad, su espíritu de fe y el haberse adaptado a los imprevistos: “Damos gracias al Señor, junto a sor Silvia, por la posibilidad de continuar comunicándonos y encontrándonos, a través de los recursos tecnológicos y nuestra situación como Inspectoría. Continuemos viviendo esta visita con la misma intensidad, acogiendo el paso de esta hermana, como el paso de María por nuestra casa”. En los días de cuarentena, sor Silvia Boullosa continuó su Visita a las Comunidades  por medio de videoconferencias desde Uruguay.

Las modalidades de los encuentros finales y la transmisión de la relación inspectorial se verán establecidas al término de todas las visitas a las Comunidades FMA, en la esperanza de que, en cada visita, sea posible continuar el ambiente, las relaciones y el espíritu religioso de la primera comunidad de Mornese, cuna de la Congregación, para continuar siendo signos de comunión, esperanza y gozo para los niños y los jóvenes, aun en medio de las dificultades que la humanidad está afrontando.

Flickr FMA

Video della Visita

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.