(Nuevo León, Mexico). Con la presencia de Madre Yvonne Reungoat, superiora del Instituto de las Hijas de María Auxiliadora, el 18 de noviembre se llevó a cabo la bendición de una nueva comunidad internacional en favor de los migrantes en la Inspectoría Mater Ecclesiae (MMO). Es la realización de un sueño que ha impulsado directamente Madre Yvonne y ha puesto en discernimiento y búsqueda a dos conferencias interinspectoriales: CIMAC NAC, pero a 13 naciones que la conforman. La Comunidad lleva por nombre “Sagrada Familia” fue y bendecida por el Sacerdote diocesano Luis Eduardo Zavala, representante legal de “Casa Monarca”, ayuda humanitaria al migrante.

La apertura de esta comunidad nos llena de alegría por ser un signo concreto de nuestra opción por el trabajo con los más vulnerables y necesitados de nuestra sociedad: los migrantes. En su discurso, el Padre Luis Eduardo expresó la necesidad de trabajar por nuestros hermanos migrantes, viendo en ellos al Cristo necesitado de nuestro tiempo. Madre Yvonne, expresando su alegría y emoción, invitaba a las hermanas que constituyen esta comunidad a trabajar por los más necesitados y a dar un buen testimonio, siempre desde el carisma que nos caracteriza, llevándolo a la práctica, además de ofrecer su oración y la de todo el Instituto. Su sola presencia, dijo, es un signo de la opción que ha hecho el Instituto por este trabajo en red por los migrantes.

Sor Ana Cristina Chavira, directora de la comunidad, Sor Nilsa González, proveniente de Puerto Rico y Sor Inés Berrios de Nicaragua, se mostraron contentas y emocionadas ante la apertura de la que desde ahora será su comunidad y en la que podrán trabajar en favor de los más pobres.

A la bendición asistieron las comunidades vecinas de Monterrey y Coahuila y celebraron junto con Madre Yvonne, Sor Leonor Guadalupe Salazar, inspectora de Mater Ecclesiae (MMO) y Sor Guadalupe Torres, inspectora de Nuestra Señora de Guadalupe (MME) la apertura e inicio de esta nueva comunidad.

La casa se encuentra en el municipio de Santa Catarina, (Nuevo León, México) cerca de Casa Monarca, ayuda humanitaria al migrante, lugar en el que estarán trabajando muy de cerca las hermanas, gracias al convenio que próximamente se firmará con la diócesis de Monterrey.

Acoger, proteger, promover e integrar son los verbos que se mencionaron en distintas ocasiones para explicar el trabajo que se realiza tanto en Casa Monarca, como el que llevarán a cabo las hermanas de esta comunidad. Para finalizar, el Padre Luis Eduardo, les entregó un signo a las integrantes de esta nueva comunidad, una mariposa monarca, para recordarles su misión, que, aunque es difícil, será muy gratificante y las llenará de alegría.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.