Roma (Italia). El 8 de abril de 2021 concluyó el ciclo de conferencias de los Jueves salesianos en el Auxilium, encuentros online sobre temas de pedagogía, espiritualidad e historia de las Hijas de María Auxiliadora propuestos por la Pontificia Facultad de Ciencias de la Educación “Auxilium” de Roma. La Pfra. Grazia Loparco, FMA, profesora de Historia de la Iglesia en la Facultad “Auxilium”, presentó el tema: Hijas de María Auxiliadora y tiempos de crisis. Una brújula para leer.

La Pfra. Loparco  propuso un camino de lectura sobre el tema ”dando voz”, a través de la lectura de algunos testimonios, procedentes de algunas FMA que vivieron en tiempos de crisis civiles, políticas y socioculturales, para conocer cómo reaccionaron, siguiendo fieles a la consigna educativa “A ti te las confío”: “Nos ponen a la escucha de testimonios, basándose en la documentación, para sacar fuerza de su coraje y creer que podemos hacerlo también hoy, recibiendo energías de un carisma que se encarna continuamente en las situaciones, en las personas concretas”.

Entendiendo por “crisis” los eventos imprevistos que desestabilizan la vida ordinaria, trayendo desánimo e incertidumbre, o directamente peligro para la vida, la Pfra. observó cómo ya los inicios del Instituto FMA se caracterizaron por la crisis de la sociedad cristiana y por el emerger de la secularización, con la consiguiente crisis del modelo tradicional femenino y de las familias.

Para difundir los valores humanos y cristianos y frenar los riesgos, las FMA supieron de inmediato, con caridad activa, dar respuestas diferenciadas por exigencias y ambientes: en el campo de la instrucción popular magistral, para formar maestras que preparasen futuros cristianos y ciudadanos, en la formación al trabajo, en los oratorios festivos, con el catecismo, el tiempo extraescolar, grupos por la tarde para las obreras, etc. Ante la crisis  del trabajo sin protecciones, las FMA respondieron con la preparación al trabajo femenino, con el nacimiento del Centro Italiano de Obras Femeninas (CIOFS).

La gran emigración de los inicios del ‘900 y la 1ª Guerra Mundial, empujaron a las FMA a abrirse a situaciones impensadas, como la atención a los migrantes en el puerto, la asistencia de los militares en el frente, la presencia en los hospitales militares como enfermeras, donde el estilo salesiano era para confortar. Con la 2ª guerra mundial, el compromiso de las FMA se dirigió también a las ciudades y a los civiles, en respuesta a la pobreza más acusada: socorrer a los explotados, huérfanos, niñas de la calle, dar refugio a los judíos y perseguidos políticos. Madre Linda Lucotti, 4ª Superiora General del Instituto FMA, animaba a ayudar a todos, diciendo: “Es la hora de la caridad”.

La Pfra. Loparco hizo también referencia a algunos testimonios de FMA de Francia, en el tiempo de las leyes anticongregacionales a los comienzos del ´900, que incluso renunciando a la escuela, continuaron con obras populares e informales; de España, durante la guerra civil de los años ´30, con el trabajo silencioso y sacrificado de las FMA hasta la donación heroica de sor Eusebia Palomino y de las dos mártires sor Carmen Moreno Benítez y sor María Amparo Carbonell Muñoz; de Méjico, invadido por la persecución religiosa sobre todo entre el 1920 y el 1940; de los Países del Este de Europa al final de la 2ª guerra mundial, con el régimen comunista; de Mozambique en años más recientes, con la nacionalización de diversas obras religiosas.

Una característica común de las FMA en estos momentos de crisis es la adaptación a la secularización, con la renuncia a la visibilidad de la identidad, a las obras escolares, al ámbito religioso, pero permaneciendo presentes como educadoras, a través del apostolado, y “manteniendo encendido el fuego bajo las cenizas”.

La crisis afecta también a los cambios culturales en los modelos de vida y en los comportamientos. En la 2ª postguerra, con la crisis de los valores y el alejamiento de la práctica religiosa, las FMA respondieron con la propuesta de lecturas juveniles, novelas y textos teatrales cargados de valores educativos, con la revista Primavera, dirigida a las chicas, con libros de texto impregnados de los principios cristianos, con programas para radio y televisión que vehiculaban una cultura alternativa.

En tiempos más recientes, la crisis de las familias y del asociacionismo, el alejamiento de la fe, los desafíos eclesiales y las novedades del Concilio Vaticano II, dirigieron muevas llamadas a los institutos educativos, pidiendo una renovación catequística y pastoral.

La Pfra. Loparco expuso cómo las varias crisis pidieron a las FMA un discernimiento que va más allá de la reacción inmediata a las urgencias y está fundado en la escucha de la realidad y de los recursos, de la Palabra, del camino eclesial, del carisma vivido y transmitido. Desde los distintos casos evocados, se evidencia la importancia de la formación de las FMA, pero también el reto de “aprender a aprender” continuamente, con flexibilidad y sin echar a perder los valores propios del carisma salesiano.

Sor Grazia Loparco concluyó su intervención diciendo: “Es la pasión educativa lo que ha sostenido a muchas FMA, que han intentado adaptarse a los tiempos que han estado cambiando de manera inesperada. Gracias a esta capacidad suya, el Instituto no sólo ha seguido presente en estos Países, sino que ha sabido abrirse a nuevas fronteras, a veces precisamente a causa de aquellas dificultades. Es el ánimo de afrontar los desafíos del presente e ir adelante con esperanza”.

La citas de los Jueves salesianos en el Auxilium, transmitidos en directo streaming por el Canal de YouTube del Centro de Estudios FMA, han animado a revisitar la identidad y la misión carismática del Instituto de las FMA a la luz de los retos educativos y de las crisis actuales, especialmente la pandemia de la Covid-19.

1 COMENTARIO

  1. Muy interesante, es una iniciativa que ayuda, a estimular al valor, para asumir cada vez más el ardor apostólico propio del carisma salesiano.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.