Santiago (Chile). Las FMA de Chile informan sobre la situación de crisis que el País está viviendo y del compromiso de las FMA de promover la paz y el diálogo.

El 15 de noviembre de 2019, a casi un mes de las manifestaciones por parte de los ciudadanos en las calles de todo el País, algunas con episodios de violencia y, en muchos casos, pacíficas, los representantes políticos del Congreso Nacional Chileno han llegado a un acuerdo histórico con el objetivo de convocar un referéndum para el 2020 proponiendo redactar una nueva Constitución que substituya la del 1980. Desde el 18 de octubre, en efecto, Chile vive un tiempo de agitación social, movido por la demanda de una mayor dignidad para todos. La crisis social que atraviesa el País ha puesto el acento sobre los problemas económicos y sobre la desigualdad social. Desde entonces ha habido una serie de protestas violentas, incendios en las estaciones de metro, saqueos, pero, al mismo tiempo, muchas personas se han manifestado de un modo pacífico, cultural, promoviendo diálogo y paz. Todavía continúan las huelgas y las protestas, y algunas iglesias católicas también han sido desfiguradas, entre las cuales el Santuario de María Auxiliadora de la ciudad de Talca.

En las Comunidades Educativas de la Inspectoría S. Gabriel Arcángel (CIL) se está afrontando la situación del País acompañando a los jóvenes y las familias, educando a la paz y promoviendo el diálogo.

En este escenario, del 31 de octubre al 4 de noviembre de 2019, las Hijas de María Auxiliadora, animadas por la Inspectora sor Ximena Oyarzo Mansilla, han realizado, con sentido de pertenencia y espíritu de fe, el Capítulo Inspectorial. El contexto y el clima vivido han enriquecido la reflexión de las Capitulares, moviéndolas a una conversión personal y comunitaria, y a repensar la misión apostólica a partir del testimonio y de la ayuda a la sociedad, a través de la educación de los niños y de las niñas, de los jóvenes y de las familias, con mayor convicción de lo que carismáticamente significa formar “buenos cristianos y honrados ciudadanos”.

Desde el 20 de octubre están aún suspendidas las clases en todas las escuelas del País, y en las escuelas salesianas por motivos de seguridad. Algunas escuelas de las FMA están viviendo esta situación difícil haciéndose cercanas a la población. En cada Comunidad Educativa se han propuesto espacios de diálogo, de reflexión; grupos guiados por los comités estudiantiles y de los formadores para afrontar, de modo propositivo y sereno, el tiempo de crisis social que vive el País. La Inspectora ha invitado a las comunidades religiosas a ofrecer la plegaria y el trabajo cotidiano por la paz y a a coger la llamada de los Obispos a realizar gestos concretos de solidaridad.

Los Obispos y los Párrocos de la Iglesia en Chile invitan a las comunidades católicas a la oración, a la participación activa, a la disponibilidad a servir y a continuar el proceso de discernimiento para la renovación de la Iglesia.

Rezar por la paz y la justicia, la verdad y la caridad, es la invitación para el 8 de diciembre próximo, en la Solemnidad de la Inmaculada Concepción, “en la que el País será consagrado a la protección materna de la Virgen María”.

sdr

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.