Buenos Aires (Argentina). El Congreso ADMA se desenvuelve en un clima de alegría de cordialidad y de Fiesta típico del espíritu de famiia característico de nuestra espiritualidad. Y no podía ser diferente porque se vive entrono a la figura de María Auxiliadora. Madre y Maestra de nuestra Familia.

La Eucaristía inaugural, el desfile de banderas de los países participantes y la Velada fueron una introducción que nos puso a todos en la misma sintonía de corazones y espíritus.

Muy atinada la presentación de la santidad salesiana a través de la escenificación del encuentro del Papa Francisco con Don Bosco, M. Mazzarello, Mamá Margarita y con los Santos salesianos que florecieron en esta tierra de los sueños de Don Bosco: Laura Vcuña, Ceferino Namuncurá y Don Artemide Zatti.  La escenificación fue una llamada a todos los asistentes a tomar la determinación de caminar con alegría en este camino de santidad salesiana vivida en la heroicidad de lo cotidiano. Las Buenas noches del Rector Mayor concluyeron la jornada llamando a dos hermanas indígenas Ibororos que pertenecen al ADMA frutos de la misionariedad salesiana, ellas concluyeron la con un canto a María en su lengua nativa.

Esta mañana ha iniciado con la Eucaristía celebrada en diversas lenguas y lugares. Don Carelli nos ha presentado el recorrido de la fe en María con la ponencia: María, los colores de la fe. Muy interesantes los testimonios marianos que han dado concretez a cuanto Don Carelli expuso.

La tarde inición con tiempo de Adoración al Santísimo en la hermosa Basílica de María Auxiliadora.Después el P. Gustavo Cavagnari, sdb. Presentó a la Asamblea el tema: Caminar con los jóvenes siguiendo los pasos de Nuestra Señora de la Premura donde a la luz de la Visitación hizo un cuestionamiemnto y un llamado a una Pastoral Juvenil que sea realmente anuncio del Evangelio y el contagio y vivencia de la fe de modo “intergeneracional”. No faltaron por la tarde testimonios de grupos, familias, personas que pusieron en evidencia la concretez de la presencia de María en la vida ordinaria y su fuerza evangelizadora y transformadora. El rezo del Rosario misionero en diferentes lenguas cerró las actividades de la tarde.

Madre Yvonne ha dado una tonalidad especial al evento con su alegría, cordalidad y cercanía a la Familia Salesiana y con su entusiasta participación a los cantos, momentos oración,  animación y recreación que se viven en la Asamblea. Su “Buena noche” cerró la intensa jornada, llamándonos a la Familia Salesiana a una renovado amor a María que sea fuerza evangelizadora y llamamiento a una pastoral vocacional para la Familia Salesiana.

Más tarde el Rector Mayor, la Madre Yvonne, Renato Valera (ADMA) y Dagmar (VDB) en el primer templo dedicado a María Auxiliadora en América que está en la Casa de de las FMA tuvieron interesante y vivaz diálogo abierto con un numeroso grupo de jóvenes de diferentes obras salesianas y de los participantes al Congreso.

La presencia de las FMA en el Congreso de ADMA es numerosa y significativa y aportando a esta el “rostro femenino y mariano” que estamos llamadas a dar en la Familia Salesiana también con una gran presencia de Exalumnas/os FMA.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.