Cantalpino (España). El 9 de febrero de 2021 se celebra la memoria litúrgica de la Beata Eusebia Palomino, Hija de María Auxiliadora que vivió en España (1899-1935) y fue beatificada en Roma por Juan Pablo II el 25 de abril de 2004. Este año se conmemoran los 100 años de la llamada a la vida religiosa salesiana de la joven Eusebia, en 1921.

Nacida el 15 de diciembre de 1899 en Cantalpino, en la provincia de Salamanca (España), de una familia pobre pero de gran fe, Eusebia se traslada a Salamanca para mantener económicamente a los suyos con su trabajo. Es el 4 de mayo de1915 cuando ve pasar la procesión de María Auxiliadora y, en el momento en que la imagen se encuentra frente a ella, siente que la Virgen le dice:Serás mi hija”. A los quince días de este encuentro, una mujer joven la invita al oratorio de las Hijas de María Auxiliadora donde, visitando la Capilla, vuelve a ver a la Auxiliadora, se arrodilla y siente decir: Es aquí donde te quiero”.

Desde aquel día, en Eusebia aumenta el deseo de volver a ver a la Virgen,   yendo al oratorio. Pronto las Salesianas reconocen en aquella niña, con poca cultura pero de gran sencillez y rectitud, algo especial. Era amable y correcta: ¿por qué no ofrecerle un lugar en el Colegio? Los planes de Dios se estaban realizando gradualmente. Allí se ocupa en seguida de limpiar la casa, ayudar a la cocina y, entre muchas ocupaciones, se siente feliz sirviendo con alegría.

Para Eusebia no es fácil, dada su condición de pobre, emprender el camino de la vida religiosa. Don José Binetti, Inspector de los Salesianos, de visita a las FMA de Salamanca, al encontrarla le pregunta si desea consagrarse a la Virgen. Ante su respuesta afirmativa, le pone la mano sobre la cabeza y pronuncia la fórmula de consagración a María Auxiliadora. Eusebia no entiende el latín, pero el Inspector añade: “Desde hoy eres toda de María; ella te ayudará, te guiará, te dará todos los medios para que tú puedas realizar tus deseos. Mientras tanto voy a pedir por ti.”

Su vida continúa trabajando en el Colegio, con el único objetivo de hacer el bien a los otros y de santificarse. El Colegio es ya su casa y poco a poco la presencia de Eusebia se rebela preciosa, como confirman algunos testimonios de las hermanas que viven con ella en Salamanca:

  • Tenía siempre en sus labios una dulce sonrisa, dando la sensación de estar siempre en la presencia del Señor.
  • Gozaba de un don especial para enseñar el catecismo a los más pequeños, para explicar con ardor la doctrina, con lo que comunicaba su propio fervor.
  • Caritativa con los pobres, se privaba de la propia comida para ayudar a los necesitados.
  • Siempre pronta a contentar a los otros, no se le oyó nunca hablar mal de nadie.
  • De carácter fuerte pero dominado, demostró lo contrario y conseguía siempre encontrar los trabajos que requerían más sacrificio, con espontaneidad, sin la mínima ostentación.
  • De aspecto poco atractivo, su virtud, su bondad, su gran caridad hacia todos – fruto de su inmenso amor a Dios – le daban un trato simpático y comprensivo que la hacía ser amada por todos.
  • Irradiaba luz y calor. Era admirada y amada. Se había convertido en un don.

En los primeros meses del 1921, Madre Enrichetta Sorbone, Vicaria General del Instituto de las FMA, visita la Casa de Salamanca y Eusebia puede hablar con ella para expresarle el deseo de ser religiosa y manifestarle las dificultades debidas a la pobreza. Madre Enrichetta dice a Eusebia que no se preocupe por nada, porque será admitida en la Congregación.

Al final del 1921 Eusebia va a Cantalpino a pedir a sus padres el permiso para entrar en el Instituto. El 31 de enero de 1922, a los 22 años, Eusebia recibe la medalla de Postulante, permaneciendo en Salamanca para prestar su servicio en la cocina.

La vida de sor Eusebia es voz de Dios para todos: indica quiénes son los ricos y los sabios ante Dios y logra hacer extraordinario lo ordinario de la vocación salesiana, en la sencillez y en el pasar desapercibida.

El  musical “Voce di Dio”, realizado en el 2018 por el Grupo teatral Valverde del Camino (Huelva), dirigido por Mati Valero, de la Inspectoría de Sevilla, pone de relieve la espiritualidad de la Beata.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.