Líbano.   El 4 de agosto de 2020 la zona portuaria de Beirut fue azotada por más explosiones que destruyeron el puerto y maltratado el País entero del Líbano. Más de 200 han sido las víctimas, más de 6.000 los heridos y cerca de 300.000 las personas que han sido desplazadas y tienen necesidad de ayuda.

La Inspectoría Jesús Adolescente del Medio Oriente (MOR) se ha unido en oración por el Líbano, por las víctimas y por las familias que lo han perdido todo: casa, familiares, trabajo y futuro. Junto a las Comunidades Educativas, han ayudado con diversas iniciativas de apoyo a las familias.

Una FMA explica: “La Comunidad de Kahhale es la más próxima a Beirut. FMA, Salesianos Cooperadores y oratorianos, se han puesto rápidamente al trabajo. Se han dividido en dos grupos y han ido a Beirut. Un grupo ha preparado los panecillos para la gente necesitada y el otro grupo se ha unido a los demás voluntarios de las Iglesias para limpiar las calles llenas de escombros debidos a la explosión”.

Los Salesianos Cooperadores han puesto en marcha una iniciativa, “Un café por el Medioriente”, para recoger fondos y ayudar a la gente. La Comunidad María Inmaculada Auxiliadora de Kahhale está ayudando a 10 familias en la reparación de las casas, de las puertas y ventanas que han sido destruidas.

En la Comunidad María Auxiliadora de Kartaba, 3 jóvenes bomberos que trabajaban en Beirut murieron después de la explosión. Las FMA en Kartaba organizan encuentros y momentos de oración con las familias y por las familias para apoyarlas; asisten y cuidan de los niños y de los adultos enfermos de cáncer que no pueden ir a Beirut para recibir tratamiento.

Las tres escuelas dirigidas por las FMA en Líbano están ayudando a las familias con la disminución de las cuotas escolares, asumiendo la pobreza debida al colapso económico e incrementada después de la explosión en el Puerto que ha tenido repercusiones en todo el País. El desempleo en Líbano ha llegado a más del 50% de la población y la lira libanesa ha perdido valor frente al dólar en un 80%. La pobreza se está transformando en miseria, desesperación, desconfianza en las instituciones gubernamentales.

Hay necesidad de una nueva esperanza, para reconstruir un País ya tan probado por invasiones y guerras. Se necesita una vida más digna.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.