Ho Chi Minh City (Vietnam). “Ángeles con túnicas blancas”, así los pacientes ingresados en la sala de  Covid-19 del Hospital de Ho Chi Minh City, en Vietnam, apodaron a las Hijas de María Auxiliadora y a los/las religiosas/os de otras Congregaciones que cuidan de los afectados por el Coronavirus.

La Iglesia en Vietnam, a la llamada de Mons. Joseph Nguyen Nang, Arzobispo de la Diócesis de Saigon, fue al encuentro de la necesidad de voluntarios para asistir a los numerosos pacientes en los Centros/Hospitales de reanimación Covid implicando, en particular, a los sacerdotes y los/las religiosos/as.

El recuerdo de las experiencias de los chicos enviados por Don Bosco a socorrer a las personas afectadas por la epidemia del cólera en Turín, y de Maria Mazzarello, que fue a ayudar a los parientes enfermos de tifus, ha llevado a 14 Hijas de María Auxiliadora de la Inspectoría Maria Ausiliatrice (VTN) a ofrecer disponibilidad para este servicio.

La Inspectora, sor Maria Hoang Thi Thu Ha, las animó con estas palabras:” Sed prudentes, pero ágiles para apoyar con eficacia a los enfermos y convertíos en bendición de Dios para ellos. Os aseguro la oración, mía y de toda la Inspectoría. Os entrego a cada una de vosotras una medalla de María Auxiliadora que os recuerda que os encomendéis a la Providencia de Dios, al cuidado y a la guía de María”.

En las 5 semanas de voluntariado, las FMA trabajaban en el Campus 2 del Hospital de Reanimación Covid y descansaban en un centro de cuarentena, haciendo experiencia de Jesús que “se agacha y toca a los enfermos” a través de diferentes servicios: ayudar a los pacientes a comer, beber, lavarse, hacer la cama, comunicarse con los familiares; limpiar los ambientes y sobre todo escuchar a los enfermos, compartiendo sus sufrimientos, preocupaciones, esperanzas. Además, acompañaban a los pacientes católicos a recibir los sacramentos.

Acabado el servicio y la cuarentena en una estructura – después del test, para todas negativo – volvieron a las propias Comunidades, agradeciendo a Dios y a María Auxiliadora la protección, la experiencia intensa y profunda vivida y lo que Dios ha hecho en los pacientes a través de la presencia de las/los religiosas/os, entre ello, conversiones y nuevos bautizados.

Las autoridades civiles locales expresaron gran aprecio por el testimonio de las FMA y de otras/os religiosas/os y agradecieron su dedicación:

 “La presencia de religiosas/os y voluntarios en el Hospital fue como un bálsamo lenitivo y curativo para los pacientes durante el tratamiento, cuando no podían tener a personas queridas en su entorno. Su contribución para afrontar la pandemia Covid-19 fue muy significativa para esta ciudad”.

1 COMENTARIO

  1. Muchas gracias queridas hermanas por tan grande audacia en el ejercicio de la solidaridad caritativa. Dios les bendiga con mucha salud y nueva vocaciones.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.