Roma (Italia). Del 18 al 24 de mayo de 2024 se celebró en la Fraterna Domus de Sacrofano (Roma) la 2ª Asamblea General de la Red Mundial contra la Trata de Personas Talitha Kum, con más de 150 participantes de 71 países, en representación de las 60 redes Talitha Kum, delegados religiosos y laicos, expertos, simpatizantes, miembros de redes de asociación, jóvenes y religiosos. Entre ellas, estuvieron presentes dos Hijas de María Auxiliadora, Sor Elena Rastello, de la Coordinación Mundial, y Sor Ayumi Clara Nagase, de la Coordinación de Japón.

“Caminando juntos para poner fin a la trata de personas: la compasión en acción para la transformación” es el tema en el que se ha centrado la Asamblea desde su preparación.

Los objetivos de las jornadas fueron:

  • Escuchar y compartir las experiencias de las diversas redes y caminos continentales y regionales. En este sentido, se pudo visitar la riqueza y variedad del recorrido histórico y geográfico realizado en los últimos 15 años en las exposiciones de los diferentes continentes;
  • profundizar en la identidad y la belleza de la diversidad de esta red internacional, como proyecto pastoral de la Unión Internacional de Superioras Generales (UISG) desde hace más de 25 años. Sor Paticia Murray, Secretaria Ejecutiva de la UISG, expresó su gratitud y asombro por los progresos realizados: “Estamos muy orgullosos del trabajo realizado, pero sabemos que queda mucho por hacer para luchar realmente contra este flagelo en el cuerpo de la humanidad”;
  • fortalecer la creación de redes y la colaboración con los movimientos y las personas de la sociedad civil (líderes religiosos, gobernantes y políticos) que participan en esta labor a nivel mundial y local, sin distinción de fe, política o cultura;
  • verificar y actualizar las prioridades de acción de la Red a la luz de las nuevas realidades;
  • para celebrar los 15 años de Talitha Kum que, como dijo la hermana Abby Avelino, coordinadora internacional de Talitha Kum, “parece vivir en sus miembros el poder transformador de la esperanza, la compasión y la misericordia, que define la misión de nuestra red global”.

La fuerza de Pentecostés llenó de esperanza a la Asamblea para encontrar el coraje de perseverar en el compromiso y la lucha para poner fin a la trata de personas, para construir un futuro en el que «todos tengan vida y la tengan en abundancia» (Jn 10,10). El mismo Espíritu abrió los corazones para escuchar historias conmovedoras contadas por personas heridas, historias en las que la llamada de Jesús era verdaderamente vivificante: «¡Talità kum, levántate!» (Mc 5,41).

A través de la liturgia, que fue cuidada y participada, hubo una intensa oración por ojos que descubran la realidad de la trata, manos tendidas a quienes llevan las heridas, un corazón y unos pies compasivos para caminar por nuevos caminos de promoción de procesos transformadores.

Estimulados por la metodología sinodal de discernimiento a través de la “conversación en el Espíritu”, llegaron a una planificación estratégica, a decisiones oportunas y concretas y a la elaboración de una Declaración Final que esboza las prioridades de acción de  la Red Talitha Kum  para el quinquenio 2025-2030.

Durante las asambleas y grupos de trabajo se reconocieron los cambios radicales del mundo en los últimos 5 años – a partir de la Asamblea General de 2019 – con las consecuencias asociadas en la existencia de personas ‘traficadas’. De hecho, los diferentes contextos culturales están marcados por los rápidos cambios, los efectos de la globalización, el fuerte crecimiento de los movimientos migratorios, el impacto de la emergencia climática y la crisis ecológica, el crecimiento exponencial en el uso de tecnologías, los conflictos armados, que han seguido a la crisis exacerbada por la pandemia de COVID-19.

Este nuevo contexto requiere de Talitha Kum un compromiso más fuerte y valiente con el cambio sistémico frente a las nuevas vulnerabilidades; un enfoque integral e incluso preventivo del flagelo de la trata, poniendo en el centro a los sobrevivientes y a las personas en riesgo; la ampliación de las colaboraciones y alianzas, ya que solo juntas las múltiples acciones tendrán el poder de transformar las vidas de las personas afectadas por la trata.

El Papa Francisco se hizo cercano a la Asamblea enviando un discurso. Agradeciendo lo que se ha hecho para “derrotar la trata de personas, uno de los flagelos más terribles de nuestro tiempo”, invitó a continuar “en la estela de lo que siempre habéis hecho en Talitha Kum: estar al lado de las víctimas, escucharlas, ayudarlas a recuperarse y, juntos, actuar contra la trata. Para ser verdaderamente eficaz contra este atroz fenómeno criminal, es necesario ser una comunidad. […]

No es fácil, pero en estos quince años nos habéis demostrado, en todas las latitudes, que es posible hacerlo. Talitha Kum se ha convertido en una red capilar y global y, al mismo tiempo, también bien arraigada en las Iglesias locales. Se ha convertido en un punto de referencia para las víctimas, sus familias, las personas en riesgo y las comunidades más vulnerables. Además, sus llamamientos son un fuerte llamado a la responsabilidad de los gobiernos e instituciones nacionales y locales. Los animo a continuar por este camino, llevando a cabo acciones de prevención y tratamiento y tejiendo muchas relaciones valiosas, que son esenciales para combatir y derrotar la trata”.

En el largo proceso de creación de la  red Talitha Kum  desde finales de los años noventa, el Instituto de las Hijas de María Auxiliadora siempre ha estado presente, especialmente con su compromiso con la prevención a varios niveles y el trabajo en red para abordar la situación de las mujeres y los niños que sufren abusos y explotación.

Actualmente, algunas FMA en más de diez países forman parte de las coordinaciones nacionales de Talitha Kum, organizando seminarios y sensibilizando a las Comunidades Educativas y a los jóvenes sobre el desafío de la trata en su propio país y en el mundo. Se han previsto encuentros en línea con otros institutos religiosos y ONG, con el objetivo de ayudar a tomar conciencia de este problema global y formar jóvenes dispuestos a convertirse en “embajadores de liberación” para sus coetáneos, portadores de compasión, capaces de decir con gestos y acciones de vida esas dos pequeñas palabras evangélicas – Talitha Kum- que aún pueden realizar el milagro de volver a ponerse en pie.

Sitio web Talitha Kum

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.