Cabinda (Angola). Del 13 al 15 de agosto de 2021 si desarrolló en la ciudad de Cabinda (Angola) la 1a Jornada Diocesana de la Juventud, con el lema “Joven, conviene que hoy me quede yo en tu casa” (cf Lc 19,5).

En el encuentro estaban presentes cerca de 360 jóvenes, pertenecientes a las parroquias de la Diócesis de Cabinda. Las Santas Misas de apertura y de clausura del evento fueron celebradas por el Obispo de la Diócesis de Cabinda, Mons. Belmiro Chissengueti.

Las Hijas de María Auxiliadora de la Visitaduría Reina de la Paz (ANG) y los Salesianos de Don Bosco de la Visitaduría Mamá Muxima (ANG) acompañaron a los jóvenes: sor Sirlei De Oliveira, Responsable del Secretariado Juvenil Diocesano y sor Idalina Mareco, FMA, junto a tres Coadjutores SDB.

La Jornada se caracterizó por la presencia de los Símbolos que acompañan a los jóvenes  en el camino hacia la Jornada Nacional de Ombaka-Benguela 2022 y de la Jornada Mundial de la Juventud 2023 de Lisbona: la Cruz y María.

Los temas afrontados durante las Catequesis estaban ligados a los retos en la evangelización de los jóvenes: fe recibida, celebrada y testimoniada y otros argumentos ligados a la relación entre fe cristiana y cultura local. No faltaron Celebraciones Eucarísticas y tiempos dedicados al Sacramento de la confesión, espacios de formación y momentos artístico-culturales.

La Jornada Diocesana de la Juventud ha reforzado la comunión entre las parroquias y acrecentado en los jóvenes el sentido eclesial, la alegría de pertenecer a una Iglesia viva.

Las Jornadas Diocesanas de la Juventud (JDJ) son un evento en el que el Obispo, con la Secretaría Diocesana de los Jóvenes, reúne a los jóvenes de las Parroquias de la Diócesis para celebrar la fe católica, profundizar las enseñanzas de la Iglesia, compartir las experiencias espirituales y construir puentes de amistad y de esperanza entre los jóvenes y las parroquias. Están en continuidad con las Jornadas Nacionales y con las Jornadas Mundiales de la Juventud, instituidas por el Papa Juan Pablo II el 20 de diciembre de 1985.

 La Cruz y el Icono Mariano, símbolos oficiales de las Jornadas Mundiales de la Juventud

Giornata Gioventù Diocesana AngolaLa Cruz de leño de 2,5 metros ha sido puesta como símbolo de la fe católica junto al altar mayor en la Basílica de San Pedro durante el Año Santo de la Redención (de la Semana Santa 1983 a la Semana Santa 1984). En el mismo año, después de haber cerrado la Puerta Santa, el Papa Juan Pablo II donó esta cruz como símbolo del amor de Cristo por la humanidad. Fue recibida, en nombre de todos los jóvenes, por los jóvenes de Centro Internacional Juvenil San Lorenzo de Roma. Las palabras del Papa en aquella ocasión:

  “¡Queridos jóvenes, al término del Año Santo os confío el signo de este Año Jubilar: la Cruz de Cristo! Llevadla en todo el mundo como símbolo del amor de Cristo por la humanidad y anunciad a todos que sólo en la muerte y resurrección de Cristo podemos encontrar la salvación y redención” (Juan Pablo II, Roma – 1984).

En 2003, el Papa Juan Pablo II donó a los jóvenes un segundo símbolo de fe para llevar circulando por el mundo, acompañando la Cruz de la JMJ: el Icona de la Virgen Salus Populi Romani, copia de un antiguo icono sagrado encontrado en la Basílica de Santa María la Mayor: “Hoy os confío el Icono de María. De ahora en adelante acompañará las Jornadas Mundiales de la Juventud, junto a la Cruz. ¡He aquí a tu Madre! Será un signo de la presencia materna de María junto a los jóvenes que están llamados, como el apóstol Juan, a acogerla en su vida”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.