Cantalpino (España). El 29 de septiembre 2019, amanecido con un sol radiante, ha tenido lugar en Cantalpino la inauguración del Centro de Espiritualidad Sor Eusebia Palomino. Devotos y simpatizantes de la beata han acudido al pueblo natal de nuestra querida beata, con varios autocares procedentes de Madrid, Salamanca y Béjar además de coches particulares. Poco a poco los alrededores de la casa natal y de la parroquia se convertían en punto de encuentro, lugar para compartir historias que lo mayores del pueblo conocen de S. Eusebia y su familia.

Los actos comenzaron con la celebración de Eucaristía en la iglesia parroquial, donde se conserva la pila bautismal de Sor Eusebia, presidida por el salesiano Eugenio Alburquerque, que explicó a todos lo emotivo que era para él presidir esa Eucaristía pues atribuye a la oración de intercesión por medio de nuestra beata la curación de una grave enfermedad. Junto a él, concelebró D. Samuel Segura, vicario de la Inspectoría “Santiago el Mayor”, así como los directores de las casas salesianas de Salamanca.

Una misa castellana con bonitos momentos acompañados de la dulzaina y tamboril y de un grupo de mujeres y niñas del pueblo ataviadas con el traje charro. Al final de la Eucaristía S. Isabel Pérez, vicaria inspectorial, transmitió a todos los asistentes las palabras de cercanía de Madre General al conocer los actos del día. Un agradecimiento a las autoridades a los arquitectos y técnicos, a la empresa constructora y especialmente a todas las entidades y particulares que ya han colaborado con sus donativos. A toda la Comunidad de Salesianas del colegio de Salamanca que ha luchado por hacer realidad este sueño.

Tras la misa, tuvo lugar la primera peregrinación encabezada por el cuadro de la beata, desde la parroquia  a la plaza dedicada a Sor Eusebia, donde se ubica la casa en la que nació y vivió y anexo a ella el nuevo Centro de Espiritualidad. Allí tuvo lugar la lectura del pregón escrito por Francisco López Celador, hijo del pueblo, sobrino de S. Caridad, también salesiana y amiga de Sor Eusebia, muy nombrada en sus cartas.

“Levantar en esta plaza que ya lleva su nombre un lugar de afirmación salesiana que mantenga vivo el recuerdo de nuestra paisana y, a la vez, para que se convierta en faro que ilumine un nuevo camino de peregrinación: el que conduce al Centro de Espiritualidad “Sor Eusebia Palomino”, en Cantalpino. En estas tierras castellanas, se hablará del Camino de Santiago, también de las rutas de la santa andariega de Ávila y, desde hoy, del camino que lleva a la casita donde nació esa salesiana de la que tanto se habla, porque vivió y murió como una santa. Al final de ese camino, desde hoy, habrá una nueva casa salesiana. Además de esa “choza”, que vio nacer a Sor Eusebia, habrá locales de alojamiento y pastoral, con una capilla para que, quien lo desee, pueda hablar de tú a tú con el Señor, con María Auxiliadora y con Sor Eusebia”, así recogía el Pregón el deseo de que Cantalpino se convierta en nuevo lugar de peregrinación.

Un pregón que en sus últimas palabras fueron capaces de interpretar el deseo de todos, lo que, presentes o no, nos sentimos interpeladas por la santidad alegre y sencilla de esta Hija de María Auxiliadora. Si no es mucho pedir, échanos una manita concediéndonos la gracia de poder asistir a tu canonización. ¡Qué bonito será escuchar: “¡Sor Eusebia Palomino, la Santa de Cantalpino!”, palabras que despertaron un sentido aplauso.

Completaron los actos la bendición de los nuevos locales, que constan de una capilla, una sala -museo y otra pequeña sala superior, que se suman a los ya existente: la casa natal y los locales disponibles para el alojamiento y las actividades pastorales y una capilla.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.