Roma (Italia). El 24 de octubre de 2020, la Comunidad “Maria Ausiliatrice” de Roma, Casa Generalicia (RCG), y el Consejo General, celebraron el 12° aniversario de la Elección de sor Yvonne Reungoat como Madre General del Instituto de las Hijas de María Auxiliadora.

“Haced todo lo que Él os diga” (Gv 2,5) es la expresión que enmarcó la Celebración Eucarística de agradecimiento por los 12 años de animación y servicio de la Madre, que ha guiado el Instituto con el estilo materno de Madre Mazzarello, bajo la mirada de María Auxiliadora y en obediencia al Espíritu.

La Madre llevó al altar una jarra con el vino, signo de la transformación que el Señor Jesús continúa realizando por las manos de quien se confía a Él y renovó su sí, con las mismas palabras pronunciadas el 24 de octubre de 2014: “¡Acepto! Doy gracias por la confianza. La expresión bíblica que me sostiene es:Cuando soy débil es entonces cuando soy fuerte”. Me confío enteramente a María y acojo su invitación: “Haz lo que te diga”.

Benedizione solenne MA a Madre e Consiglio - 24 ottobre 2020

El sacerdote de Casa Generalicia, don Jesús Manuel García, Salesiano de Don Bosco, en la homilía releyó el texto evangélico en clave pedagógica, augurando a las FMA que sean, como María, almas contemplativas, para acoger las necesidades de las personas y ser signos de fiesta y de comunión para todas las hermanas. Como conclusión de la Eucaristía, invitó a la Madre y al Consejo General a situarse ante el altar para recibir la Bendición Solemne de María Auxiliadora.

La Comunidad FMA de Casa Generalicia expresó también el Gracias a la Madre con un momento fraterno y un canto “A ti te las confío”:

“En el curso de estos doce años, ha escuchado la consigna hecha a Madre Mazzarello: “¡A ti te las confío!”. ¿Quiénes le fueron confiadas, Madre? ¡Un vastísimo mundo de hermanas y sobre todo de jóvenes, niños/as, de laicos, de familias… de todos los cinco continentes! Gracias, Madre, por su Sí generoso y gozoso, por su corazón misionero, por su vida enteramente entregada a Dios y al Instituto, por estos 12 años intensos y fecundos, de responsabilidad y de eventos, de dones y de frutos, que el Espíritu Santo ha concedido, por la vitalidad y la santidad del Instituto y de cada FMA”.

Madre Yvonne, dando gracias a la Comunidad, dijo:

“En 2008, dije que “Dios ama a quien da con alegría”. Yo creo que cuando damos un sí debemos darlo con alegría. La alegría es como un rayo de sol, que atraviesa las nubes, y cambia los colores de la vida, así es nuestra alegría”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.