Roma (Italia) Del 4 al 6 de febrero de 2020 en Roma, en la Casa Sacro Cuore de la Inspectoría Romana San Giovanni Bosco (IRO), 24 Animadoras de Comunidades de las Inspectorías italianas de las Hijas de María Auxiliadora se encontraron para profundizar, reflexionar y compartir sobre el tema: “Acompañar, discernir, integrar recursos y fragilidades personales y comunitarias para ser Comunidades generativas”

Las jornadas, organizadas por la Conferencia Interinspectorial Italiana (CII), guiadas por sor Anna Razionale y por las Consejeras de la Formación de las Inspectorías que prepararon y cuidaron los distintos momentos, estuvieron marcadas por los verbos reconocer, interpretar, escoger.

RECONOCER  La primera mañana se dedicó a la oración: un tiempo de silencio y de adoración para predisponer el ánimo a acoger la experiencia.

Por la tarde sor Bruna Zaltron, de la Congregación de las Ursulinas de Vicenza, psicóloga, acompañó al grupo en la profundización del tema: “Reconocer heridas, fragilidades y recursos”. Con sencillez y competencia, ayudó a reflexionar sobre dinámicas personales, relacionales y comunitarias para llegar a una relectura de lo propiamente vivido en la óptica de la esperanza y de la posibilidad de volver a empezar siempre. El concepto principal está contenido en una afirmación de la teóloga Antonietta Potente: “Sólo una persona que reconoce, que vive el límite puede ser una persona comunitaria”:

La primera jornada acabó con las Buenas Noches de sor Maria Helena Moreira, Consejera para la Comunicación del Instituto FMA. Con creatividad, transmitida no sólo con las palabras sino también con imágenes, colores y objetos, sor Maria Helena hizo reflexionar sobre los verbos recogidos en el art. 164 de las Constituciones de las FMA sobre la Directora.

INTERPRETAR  La segunda mañana se dedicó a la visita de la Basílica de S. Clemente en Roma. Guiadas por la Dra. Anna Delle Foglie, historiadora del arte, las animadoras de comunidades se sumergieron en el “Camino de la Belleza”, como lugar de integración de fragilidades y recursos. Contemplar la Cruz florecida, que destaca en el ábside, hizo comprender el sentido más pleno de un “poder crucificado”.

Por la tarde sor Eliane Petri, FMA, Profesora de Espiritualidad Salesiana en la Pontificia Facultad de Ciencias de la Educación Auxilium, profundizó el tema: “¡Acompañar, discernir e integrar fragilidades y recursos a través de la experiencia de Madre Mazzarello y de la primera comunidad de Mornese!”

La jornada concluyó con las Buenas Noches de la Madre General de las Hijas de María Auxliadora, sor Yvonne Reungoat, que agradeció a las Directoras el servicio que llevan a cabo en las comunidades y las animó a no perder nunca la esperanza.

Así, a la luz del Poder Crucificado, de la experiencia de la primera comunidad de Mornese y ayudadas por las palabras de la Madre, las participantes fueron invitadas a interpretar la experiencia de Animadoras de comunidad: una experiencia que se hace servicio, pero que es también don de gracia.

ESCOGER La tercera mañana fue para la reflexión personal, para releer el propio Proyecto de Vida, para concretar los pasos que hay que cumplir entrando en las propias Comunidades y para compartir las opciones hechas en la confrontación en grupo.

Por la tarde todas gozaron con el encuentro en la Casa Generalicia FMA con la Vicaria General, sor Chiara Cazzuola, que escuchó las peticiones nacidas del compartir de la mañana y dialogó con las Directoras, en un momento fraterno de intercambio de experiencias.

En la plegaria de la noche, se expresó el agradecimiento por la rica experiencia, con una bola extendida que, pasando de mano en mano, ayudó a construir visualmente la red de plegaria que une a las participantes.

La tercera y última jornada concluyó con la narración del perfil humano y espiritual de Madre Rosetta Marchese – Superiora General del Instituto FMA del 1981 hasta su muerte, en 1982 – de la cual se ha iniciado la causa de beatificación, presentada por sor Francesca Caggiano, vicepostuladora de la causa.

Don Carlo Maria Zanotti, Salesiano de Don Bosco, celebró para el grupo la Eucaristía en las tres jornadas, ayudando al grupo a hacer síntesis sobre el tema por medio de las homilías.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.