Asís (Italia). Se llevó a cabo en Asís el 24 y 25 de enero de 2020, en el Hotel Domus Pacis, el Seminario Nacional sobre la Hospitalidad Religiosa con el título “Hacia un estilo compartido de hospitalidad religiosa”, a cargo de la Oficina Nacional para la Pastoral del Tiempo Libre, Turismo y Deporte de la Conferencia Episcopal Italiana (CEI).

Tres mil estructuras para más de 200.000 camas: son los números de este sector que se dirige ahora a un público muy variado, ofreciendo la posibilidad de una estancia para redescubrir valores y espiritualidad, pero también la oportunidad de un  turismo hecho de experiencias y hospitalidad.

El seminario, dirigido en particular a los gestores de las estructuras, se abrió con una información de don Gionatan De Marco, Director de la citada Oficina, que partió de la cita bíblica del encuentro de Abram con los tres invitados sagrados en los robles de Mamre  (Gn 18, 1-10) que no son “clientes”, sino hombres enviados por Dios. De aquí brota y encuentra sentido la hospitalidad alegre de las estructuras religiosas, que transforman al peregrino, el otro, de “extraño” a “reconocido”, como mediación de Dios que cruza el umbral de nuestros hogares. La acogida es por tanto una experiencia profundamente divina y humana: recuerda la recibida de la propia madre en el seno materno. No es nunca simple hospitalidad, sino el comienzo de una red de enlaces y de afecto.

El seminario ha querido revalorizar, en la óptica eclesial de la evangelización, la Pastoral de la Hospitalidad y de la Convivencia, que permite acercar e interceptar a personas que, en la mayoría de los casos, no se acercarían a  realidades explícitamente religiosas.

Una misión que debe ser asumida por toda la Comunidad Educativa, por lo que es necesario elaborar un proyecto educativo pastoral y vivir con coherencia sus objetivos.

“Esta casa no es un albergue”: es el eslogan utilizado por el Dr. Fabio Salandini, presidente del Centro Turístico Juvenil (CTG), para subrayar cómo las comunidades religiosas han de ser lugares acogedores y serenos en los cuales se respira un clima familiar. El hecho de estar incluidos en “museos generalizados”, hechos de las bellezas de la naturaleza y de la riqueza artística-cultural-religiosa que los rodean, son otra oportunidad privilegiada para lograr lo bello, lo verdadero y lo bueno que sostiene la búsqueda de Dios.

Pero la fuerte dimensión educativa-pastoral no debe estar separada de un testimonio transparente de justicia, honradez y legalidad en la gestión de las diversas casas. Las intervenciones de Mons. Roberto Malpelo, Director de la Oficina Nacional para los Problemas Jurídicos de la CEI, del Dr. Mauro Salvatore, Ecónomo General de la CEI y del Padre Antonio Di Marcantonio, Presidente del Centro Nacional de Ecónomos de Comunidades (CNEC), han puesto de relieve la importancia del conocimiento y del respeto cuidadoso de las leyes, la gestión transparente y eficaz y la necesidad de realizar las necesarias transformaciones jurídico-administrativas, también evaluando las oportunidades que brinda la nueva Ley de Delegación 106/2016 para la Reforma del Tercer Sector.

El seminario al cual, como Hijas de María Auxiliadora implicadas en actividades de hospitalidad y de turismo religioso-cultural-social, participaron sor Silvia Biglietti de la Inspectoría Madonna del Cenacolo (ILS), sor Paola Cuccioli y sor Luigina Silvestrin, de la Inspectoría Maria Ausiliatrice (IPI), concluyó con la celebración eucarística presidida por S.E. Mons. Domenico Sorrentino, Arzobispo de Asís, en la Basílica de Santa Maria delli Angeli. En la homilía el Obispo, después de haber hablado de la hospitalidad recíproca de San Pablo y  de Dios, invitó a la asamblea a no bajar la guardia evangélica en el apostolado de la convivencia.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.