Cinisello Balsamo (Italia).  El Carisma salesiano fue el tema de la mesa redonda organizada en Villa Ghirlanda, en Cinisello Balsamo (Milán), el 24 de enero de 2020, con el patrocinio de la Administración municipal.

Relatori convegno Sr Iside Malgrati 24 gennaio 2020.

En la mesa de oradores figuraban el Alcalde de Cinisello Balsamo, Doct. Giacomo Ghilardi, el Inspector de la Inspectoría Salesiana Lombardo Emiliana (ILE) de los Salesianos de Don Bosco, don Giuliano Giacomazzi, la Inspectora de la Inspectoría Sagrada Familia (ILO) de las Hijas de María Auxiliadora, sor Maria Teresa Cocco, sor Loredana Corazza, miembro de la Asociación Cultores de Historia Salesiana (ACSSA) y sor Carla Carelli, Responsable del CIOFS/FP Mazzarello de Cinisello Balsamo para las relaciones con el territorio.

He aquí las motivaciones del encuentro, en la Carta de invitación de parte del Alcalde de Cinisello Balsamo y de la Inspectora ILO:

“El  compromiso salesiano en la formación e instrucción de los jóvenes en muchos años de presencia en el territorio ha representado y representa una contribución significativa para el crecimiento de la comunidad de Cinisello Balsamo. Para recordar este recorrido compartido con los Alumnos, los Ex alumnos, sus Familias, las Parroquias, las Instituciones y los emprendedores, las Hijas de María Auxiliadora, con la colaboración del municipio de Cinisello Balsamo, han organizado un momento de confrontación y de profundización sobre el tema “El Carisma salesiano en Cinisello Balsamo”, con un foco particular sobre la figura de Sor Iside Malgrati, fundadora del Instituto Maria Mazzarello”.

En el saludo inicial el Alcalde, Ex alumno de la Escuela Mazzarello, recordó con gozo su período de estudiante y las enseñanzas recibidas: “Aprendí que la palabra GRACIAS es fundamental en la vida, como la educación para la responsabilidad. Y ahora me doy cuenta de que todo resulta actual, aunque cambien las épocas.”

Don Giuliano Giacomazzi exhortó citando una frase de don Bosco – “El bien debe hacerse bien” – que indica la importancia de trabajar por los jóvenes con inteligencia, a la altura de los tiempos: “Querer bien a los jóvenes no es sólo cuestión de buena voluntad. Enseñar un oficio, a la manera de don Bosco, es restituir dignidad a los muchachos, darles la posibilidad de descubrir el don que ellos son en sí mismos y para la sociedad, mejorando las energías que poseen”.

La Inspectora, sor Maria Teresa Cocco, habló del Carisma salesiano “a lo femenino”. Introduciendo la figura de sor Iside Malgrati que en el 1963 dio vida al Instituto Mazzarello, encargada por la Madre General de las FMA, sor Angela Vespa, la cual le confió la terea de realizar en Cinisello Balsamo “un complejo escolar y profesional para la educación de la juventud femenina”, desde la escuela infantil hasta la inserción laboral.”Estaba atenta a la sociedad y al mundo del trabajo, en los años del boom económico, pero también preocupada por dar una educación integral a las jóvenes, por hacerlas crecer en la adquisición de competencias. Como mujeres, debían sentirse ciudadanas a todos los efectos, no había lugar para el victimismo o para situaciones extrañas, no tenían que ser pasivas o fáciles para las renuncias, sino creativas y emprendedoras. Capaces de vivir en su territorio, pero conscientes de ser ciudadanas del mundo.” 

Sor Loredana Corazza ilustró, también a través de testimonios fotográficos, la vida y obra de sor Iside Malgrati, nacida en Giubiano (VA) el 27 de julio de 1904 y fallecida en Cinisello Balsamo (MI) el 29 de octubre de 1992. Empezando por su diploma de Inicio Comercial, obtuvo la habilitación para la Enseñanza en las Escuelas Magistrales de Historia, Filosofía y Pedagogía. Las alumnas apreciaban su competencia, el escrúpulo en la preparación de las lecciones, pero sobre todo el entusiasmo, la sensibilidad y el cautivador testimonio cristiano y salesiano que caracterizaban sus lecciones. Su previsión y la capacidad de captar los “signos de los tiempos” la llevaron a cumplir el objetivo de construir una Escuela Europea, donde se enseñaban las lenguas (con profesores de lengua materna) desde la Escuela Infantil.

Abrió además un Instituto de Arte, que habría ayudado a la publicación de la Revista Primavera, por primera vez dedicada a las chicas adolescentes y preadolescentes, con el fin de educar, formar y promover la mujer del futuro. Sor Iside, en efecto, fue el alma, la mente y el brazo operativo de Primavera, cuyo primer número salió el 31 de enero de 1950, obteniendo la aprobación  unánime por las novedades tipográficas y por la cualidad de los artículos, como testifica esta carta de Madre Angela Vespa:

“Reverenda y querida Sr iside, ¿cómo expresarle mi gracias por los primeros frutos de Primavera? Le digo sinceramente que ha tenido la más festiva acogida por parte de todas y que ha superado las expectativas. Pocas pensábamos que habría podido tener una presentación tan bella, tan alegre, tan moderna. Yo he tenido el encargo de presentarla a los Reverendos Superiores y puedo decirle que para todos ha sido una sorpresa. El Reverendo Sr. Don Ziggiotti, después de haberla hojeado, ha dicho: – Si tenéis el valor de mantenerla a esta altura, estáis verdaderamente en la vanguardia” (AGFMA, 333 – 01 – 03 – 01, carta de Madre Angela Vespa, Turín 25 de enero de 1950).

El Instituto Mazzarello era una escuela abierta al mundo del trabajo, con los Cursos de Secretariado Corporativo, con profesores de lengua madre para el aprendizaje del inglés y el ruso, lenguas fundamentales para los informes comerciales de las industrias del territorio que se abrían al exterior. Una escuela que ha sabido renovarse abriendo, en 1981, los cursos de Panificación y Pastelería.

Sor Iside Malgrati recibió numerosos premios civiles entre los cuales, en 1988, la Spiga d’oro, máximo honor del Municipio de Cinisello Balsamo (MI),

Sor Carla Carelli, actual responsable de las relaciones con el territorio del CIOFS/FP de la Escuela Maria Mazzarello, contó su propia experiencia de Ex alumna y FMA crecida con modelos de vida como sor Iside y otras FMA de los tiempos. Acabó subrayando que, con los actuales Cursos del CIOFS/FP, “La Mazzarello” – como comúnmente es llamada la escuela – no es sólo un recuerdo sino que es, aún hoy, un lugar capaz de formar “Buenos cristianos y honrados ciudadanos”, como enseñaba don Bosco.

 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.